Mart Laar con un grupo de estudiantes de la UFM, frente a la Biblioteca Ludwig  von Mises

En Estonia, “El Tigre Báltico”, Mart Laar lidereó las reformas que sentaron las bases para el crecimiento económico del país.  Aquellas reformas han sido utilizadas como modelo para otras transiciones políticas y económicas e incluyeron el establecimiento de un  flat tax  (un impuesto que elimina la progresividad), una reforma bancaria y privatización que, incluso, lo enfrentaron con la mafia.

Mart Laar visitó la Universidad Francisco Marroquín, el jueves 14 de septiembre de 2006 para reunirse con profesores y estudiantes, así como para impartir la conferencia titulada  El Tigre Báltico. Cómo lo hizo Estonia.  La misma tuvo lugar en el Auditórium Milton Friedman, ubicado en la Escuela de Negocios.

Laar visitó la Biblioteca Ludwig von Mises, el Ala Socrática del Edificio Académico y el Edificio de la Escuela de Negocios.  Por favor, vea la conferencia
aquí.  También sostuvo un coloquio socrático con profesores, estudiantes e invitados.

Laar admite que el único libro sobre Economía, que había leído antes de ser Primer Ministro, a la edad de 32 años, fue  Free to Choose, de Milton Friedman; y en ese campo las reformas de Laar giraron alrededor de tres ejes: 

Bajo el mandato de Laar, Estonia fue el primer país en establecer un  flat tax  (un tributo que elimina la progresividad), que no sólo fue exitoso sino que ha sido copiado por otros países como Letonia, Lituania, Rusia, Eslovaquia, Ucrania y Rumania.  Como consecuencia, por ejemplo, Rusia incrementó sus ingresos fiscales al mismo tiempo que reducía las tasas de sus impuestos.  

Otro eje importante fue el de la reforma bancaria.  En esa área, Laar implementó una dura reforma al forzar la quiebra de los bancos que se sospechaba que habían sido tomados por la mafia.  Aunque el Fondo Monetario Internacional criticó esta política (del mismo modo que criticó que Estonia se alejara de la influencia del Rublo), fue un éxito que el país no sufriera una crisis bancaria como la que si padecieron otros países en transición, como la República Checa.  Después de 2000, los reformadores yugoslavos aplicaron la misma política.

El tercer eje fue el de la privatización que combinó los modelos húngaro y checo.  Estonia implementó un sistema que resultó justo y eficiente, al mismo tiempo que evitó los baches en los que cayeron otros modelos.  El director de privatizaciones de Laar fue Jaan Maniteski, de orígen sueco y estonio, que fue  manager del grupo musical sueco Abba.

En el campo político, Laar fue muy exitoso en la transición del modelo comunista hacia uno orientado hacia la libertad.

Mart Laar ha estado involucrado en asesorar a otros activistas democráticos y reformadores en Europa Oriental, incluyendo a aquellos de Yugoslavia, Moldova y Ucrania.  Con Václav Havel, Patricio Aylwin y otros participa en el International Commitee for Democracy in Cuba y participó en la transición mexicana.

Laar recibió el Milton Friedman Prize for Advancing Liberty 2006, que otorga el Cato Institute cada año a una persona que haya hecho una contribución siginificativa al avance de la libertad humana.

Entre sus libros se cuentan  War in the Woods: Estonia´s Struggle for Survival, 1944-1956 y trata sobre aquellos que se rehusaron a vivir “el paraíso de los trabajadores” y lucharon en los bosques contra la dominación soviética.

Fue Primer Ministro en 1992 y en 1999.  Fue profesor de Historia en Tallin, la capital de Estonia, y fue presidente del Council of Historians of the Foundation of the Estonia Inheritance, de la Society for the Preservation of Estonia History y de la Society of University Students of Estonia. Laar recibió su grado de maestría en la Tartu University.

Laar fue entrevistado por Vernic Gudiel y Lorena Alvarez, de El Periódico, y la entrevista fue publicada el
15 de septiembre de 2006

Más fotos,
aquí.