Lingle visita Guatemala y la UFM con regularidad

A pesar del desempeño económico impresionante que ha tenido China Continental, existen razones suficientes para pensar que encontrará serias dificultades económicas en el futuro próximo, advirtió Christopher Lingle, profesor invitado de la Universidad Francisco Marroquín.

“Primero, el sistema bancario chino, controlado por el estado, tiene una alta proporción de malos prestamos que podrían conducir a una grave calamidad en el sector financiero doméstico.  Segundo, el país carga con un sistema en el que la corrupción se halla profundamente enraizada; lo cual minará la seguridad y la capacidad de producir rendimientos de las inversiones extranjeras en China.  Tercero, mucho del crecimiento económico reciente en el país se basa en una excesiva liquidez global, creada por tasas de interés artificialmente bajas.  En la medida en que los estadounidenses disminuyan sus prestamos y su consumo, China enfrentará un declive en el crecimiento de sus exportaciones; y esto resultará en un exceso enorme en la capacidad manufacturera del país”, señaló Lingle.

Christopher Lingle pasa mucho de su tiempo en Asia y ha visitado Guatemala en numerosas ocasiones donde es profesor visitante de la Universidad Francisco Marroquín.  Lingle es autor de  The Rise & Decline of the Asian Century; de   Singapore´s Authoritarian Capitalism: Asian Values, Free Market Ilussions y de  Political Dependency, entre otros libros.

En Asia ha observado como la falta de libertad económica ha sido un lastre para la consolidación de las democracias.  En India la corrupción y el populismo han condenado a la miseria, a la mayor parte de la población.  En Tailandia las promesas de reformas reales han caído, también, víctimas de aquellos dos males.  En Japón, el predominio del sistema unipartidista ha significado que los cambios profundos en la economía, tan necesarios, han sido retrasados de forma indefinida. 

Lingle no se anda por las ramas. Llamó la atención internacional cuando luego de que un artículo que escribió para el  International Herald Tribune, en el que criticaba a los líderes políticos de Singapur, causó la ira del gobierno; y en consecuencia, tuvo que abandonar el país para evitar ser encarcelado.