Michelle Rendón y Moisés Tenas sonríen en un mural ubicado en el ingreso al Edificio Académico.

El nuevo pénsum de la Facultad de Derecho incluye un Módulo de Inmersión que le brinda la oportunidad a los estudiantes de iniciar su vida universitaria por medio del estudio intensivo de materias que comenzarán a formar su criterio y en las cuales desarrollarán destrezas elementales para el estudio del Derecho.

Desde el año 2015 se inició con el diseño de la restructuración del pénsum de estudios y a inicios de 2018 se comenzó a implementar.

En esta oportunidad para El Amigo de la Marro se entrevistó a los estudiantes Michelle Rendón y Moisés Tenas, integrantes de la primera cohorte que estudia la carrera bajo el nuevo pénsum.

Sobre su experiencia en el módulo de inmersión, esto fue lo que nos compartieron los entrevistados:

La estudiante Michelle Rendón en el colaboratorio de la UFM.

Si bien los horarios me dejaron exhausta, considero que fue la mejor manera para prepararme para lo que vendría más adelante en la carrera. Mi experiencia fue muy provechosa, pues el módulo se encargó de proporcionarme la base fundamental para desempeñarme en forma adecuada durante mis estudios. Temas que aprendí en este módulo como la metodología de PBL, cómo redactar con silogismos, métodos de redacción legal como “IRAC”, mejoré mi ortografía y gramática, entre otras habilidades, indicó Rendón.

Mi experiencia durante el módulo de inmersión aportó en mi proceso de toma de decisiones respecto a mi futuro como profesional, dándome mi primer acercamiento a un ambiente universitario en la carrera de Derecho, adquirí una gran cantidad de conocimientos que hoy en día sigo poniendo en práctica, acotó el estudiante Tenas.

El módulo de inmersión se enfoca en darle al estudiante las herramientas iniciales que necesitará para comenzar la carrera con una base adecuada. Con el método tradicional de estudios no se les permite a los estudiantes explorar a fondo un tema en un semestre entero, sino que se les distribuye a lo largo de toda la carrera, con lo cual únicamente se logra la pérdida de información que recibieron en la etapa temprana de los estudios univeristarios. En definitiva, fue el choque que necesitaba para adentrarme en la carrera, concluyó Michelle Rendón.

Moisés Tenas integra el Programa de Impulso al Talento Académico (ITA) y actualmente cursa el segundo año de la carrera.

Sin duda alguna, fue una de las experiencia que me ayudó a ver realmente si Derecho era lo que deseaba estudiar. Inmersión fue mi primer acercamiento con la materia, me brindó las herramientas valiosas, sentenció Pedro Moisés Tenas.

Todos estos nuevos esquemas se orientan a formar estudiantes que integren una generación de juristas, de autores e investigadores reconocidos nacional e internacionalmente por sus trabajos académicos y trayectoria profesional.

Reza el ideario de la UFM: «…en tales circunstancias, lo importante es formular y examinar de nuevo teorías o principios y no formar técnicos en su aplicación, pues es la validez de los principios lo que se ha puesto en duda. Consecuentemente con esta orientación, y a manera de ejemplo, el pensum de la Facultad de Derecho pondrá énfasis sobre el estudio del Derecho – su naturaleza y fundamentos, o filosofía – más que en el estudio de la legislación y de las ciencias auxiliares del Derecho»

Siguiendo fielmente el ideario de la universidad, la Facultad de Derecho se adapta a las exigencias del mercado y rompe el paradigma de enseñanza tradicional en la educación jurídica.

Contacto:
Milton Argueta
Decano
derecho@ufm.edu

Guatemala, 3 de marzo de 2020.