Las casadas, o las peleadas, es el nombre popular de las Anacheilium baculus que en esta temporada llenan de aromas a miel y a especias el campus de la Universidad Francisco Marroquín, sobre todo a inmediaciones de la fuente de la Biblioteca von Mises y del busto de Francisco Marroquín.

Anacheilium baculus, en la UFM. Foto por Luis Figueroa.

Sus motes se deben a que florean de espaldas una con otra y florean en parejas, o en tríos.

Las  Anacheilium baculus son epífitas de entre 30 y 80 centímetros de alto.  Sus pseudubulbos son cilíndricos y elongados; y sus hojas son lanceoladas y coriáceas.  Sus pétalos son de verde amarillento y su labelo está pegado a la mitad de la columna.

El campus de la UFM es un  Arboretum que ofrece lecciones perdurables para los interesados en la protección del ambiente:

  • Que son las personas en lo particular quienes deben preocuparse y responsabilizarse de su entorno, procesando la información específica de tiempo y lugar de sus localidades para descubrir nichos ecológicos.
  • Que no existe incompatibilidad entre el crecimiento económico y la calidad del ambiente. Al contrario, mientras mayores son los ingresos de la personas, mayores son los recursos que se pueden poner a la disposición de la protección del ambiente.
  • Que la efectiva protección del medio depende del establecimiento de instituciones que protejan los derechos individuales. El reconocimiento de la propiedad privada constituye una condición esencial para mejorar la calidad del medio ambiente. Esto permite ampliar los procesos de mercado que generan los recursos para mejorar el nivel de vida de las personas y, además, para crear espacios de alto valor ecológico.

Contacto:
Carmen María Mejía
Arboretum
cmmejia@ufm.edu