Vista parcial de los participantes en el coloquio sobre Los Pactos de la Moncloa, en la UFM

Para conocer los Pactos de La Moncloa, cuyo valor sustantivo reside en la capacidad para llegar a acuerdos que permitan proyectar al país en el futuro a mediano plazo, el Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Francisco Marroquín, convocó a una sesión de reflexiones, explicó Pedro Trujillo, director del EPRI.

Con la participación del Rector de la UFM, Giancarlo Ibárgüen S., y de Trujillo, asistieron a las mismas representantes del Instituto, de la Embajada de España en Guatemala; y del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Fianancieras.  La exposición estuvo a cargo de Guillermo Adrizone, Ministro Consejero de la embajada española; y los comentarios los hizo Carlos Sabino, profesor invitado de la UFM.

Sabino se refirió al contexto en que se dieron los Pactos de La Moncloa. “La constitución no estaba aún aprobada, había serios riesgos de enfrentamiento social debidos a la alta inflación que disminuía el poder de los salarios y a que no se contaba todavía con un marco institucional firme para la transición a la democracia. En ese sentido los acuerdos alcanzados deben considerarse como pactos de gobernabilidad, que fueron efectivos para garantizar el consenso básico en que pudieron funcionar las instituciones de una democracia liberal”, explicó Sabino.

“El consenso, sin embargo, no alcanzó a ser total: fuera del mismo quedaron organizaciones como la ETA, que lo rechazaron en su conjunto, y que por lo tanto continuaron e intensificaron su acción subversiva. Destacó también el caso de Venezuela, donde hubo amplios consensos que no lograron, sin embargo, incluir a los partidarios de Chávez. Tales pactos de gobernabilidad son muy útiles en condiciones específicas, pero que no pueden utilizarse en cualquier circunstancia y no sustituyen, por sí mismos, la falta de un consenso general acerca del sistema político en sí”, advirtió el profesor Sabino.

“En 1977, la situación política en España adquirió un especial dinamismo. Hacía apenas dos años había fallecido el general Franco, que había ejercido como jefe de Estado en las últimas cuatro décadas. La Monarquía, recién instaurada, no está consolidada ni mucho menos plenamente aceptada. Los partidos políticos apenas habían sido legalizados y algunos, como el Comunista y el Socialista, generaban, entre la población, sentimientos contrapuestos por la carga histórica y su papel en la llegada de la República a España y la consecuente Guerra Civil (1936-39), se carecía de Constitución y aún se debatía su borrador y, finalmente, la lealtad de ejército no se sabía en qué dirección concreta apuntaba”, señala el documento del cual partieron las reflexiones en el coloquio.

“El gobierno era cuestionado, la monarquía, también y el regreso al régimen dictatorial del pasado era añorado. Ese clima tan delicado se originaba en el contexto de la Guerra Fría, que también polarizaba al mundo”, señala.

“Es en ese marco histórico, donde la mayoría de los partidos políticos españoles deciden sentarse a dialogar, generando Los Pactos de la Moncloa, cuya esencia más destacable y perdurable, es la capacidad de llegar a acuerdos que permitan proyectar al país en el futuro a medio plazo. Este es, en esencia, el valor sustantivo de lo que se comentó en la reunión. Muchos aspectos se fueron modificando, o evolucionaron con el tiempo, otros permanecieron y consolidan hoy un país más desarrollado; y esos elementos son reducción de los costes de trabajo para las empresas, reforma fiscal, limitación y ejemplaridad de los gastos consuntivos del Estado, control en la asignación de recursos, control de legalidad, control de auditoría y control de eficacia, eliminación de trabas legales y administrativas, desaparición de intermediarios innecesarios, lograr una mayor libertad de mercado y reducir la intervención directa del Estado en los mismos, potenciación de las investigaciones y el desarrollo de fuentes de energía, revisión del concepto secretos oficiales, definición del papel del ejército y las fuerzas de orden público”, indicó Trujillo.

Más fotos,
aquí.