NewMedia

Los gobernantes precolombinos de Cotzumalguapa ejercían su poder e influencia sobre una extensa región que alcanzaba, desde esa antigua ciudad de Escuintla, hasta la actual frontera con El Salvador, en el oriente, y hasta algunos lugares del altiplano en el occidente.

Nueve años de investigaciones dirigidas por el doctor Oswaldo Chinchilla han transformado la visión e interpretación que anteriormente se tenía sobre la arqueología de Cotzumalguapa. Se sabe ahora que aquella fue una de las ciudades más extensas e importantes del sur de Mesoamérica durante su apogeo en el período clásico (600-900 DC).

El núcleo urbano se extendía aproximadamente 10 km², y estaba integrado por medio de un complejo sistema de calzadas y puentes, que comunicaban entre sí los principales conjuntos de arquitectura monumental de El Baúl, Bilbao y El Castillo, y los extensos asentamientos situados alrededor de ellos.

Los gobernantes que residían en estos centros ejercían su poder e influencia sobre una extensa región que alcanzaba hasta la actual frontera salvadoreña y algunos lugares del altiplano. Esta ciudad era también un centro de actividades económicas, entre las cuales se ha investigado especialmente la fabricación de herramientas de obsidiana, que se importaba de las fuentes naturales situadas en Chimaltenango y Guatemala, para transformarla en instrumentos cortantes, armas y otros objetos.

El arqueólogo Oswaldo Chinchilla obtuvo un doctorado en antropología por la Universidad de Vanderbilt en 1996. Actualmente es curador en el Museo Popol Vuh, de laUniversidad Francisco Marroquíny catedrático en la Universidad de San Carlos.

Reportajepor el periodista Gustavo Adolfo Montenegro, publicado en la revista Domingo, Prensa Libre, el 8 de diciembre de 2002, página 8.

Guatemala, 22 de noviembre de 2002