El doctor Armando de la Torre, al centro, dirige Theologicum.
Fotos por Angela Reyes.

Se juntan todos los viernes a la hora del almuerzo para hablar de teología. Las discusiones tienen el objetivo de reivindicar la religión en una época que le ha sido adversa.

Las reuniones se conocen por el nombre de Theologicum y están cerca de cumplir tres años de llevarse a cabo. Su director, el doctor Armando de la Torre, director de la Escuela Superior de Ciencias Sociales, explica que Theologicum está abierto a todo el público que tenga una curiosidad intelectual por la religión:

En las reuniones discutimos puntos teológicos porque creemos que el siglo XXI se presentan dificultades para la fe que no eran tan evidentes o tan fuertes en siglos anteriores. El mundo en el que vivimos nosotros es un mundo que hace más difícil tener fe. La teoría de la evolución biológica de Darwin, por ejemplo, de pronto la han resucitado como un arma contra la fe en el siglo XXI, cosa que nunca pasó en mi época porque no se consideraba contradictoria a la biblia.

La vida religiosa es más difícil hoy que ayer, sostiene de la Torre. La industria del entretenimiento ha sustituido el tiempo invertido en la fe y la educación religiosa ya no es prioridad, produciendo consecuencias en la sociedad y el individuo.

Sin embargo, en Theologicum no se busca convencer a nadie, su fin es incentivar la reflexión. Generalmente se propone un tema a discutir y cada asistente se prepara libremente para la reunión. Casi todos los participantes son profesores universitarios, por eso hay mucha cortesía, tolerancia y conocimiento.

¿Por qué hemos montado esta iniciativa en la Universidad Francisco Marroquín? Porque la institución de la universidad surgió por el año 1100 en Italia y Francia alrededor de la facultad de teología, donde se preguntaba si el mundo es eterno o temporal. Las universidades se constituyeron en el siglo XI con el objetivo de hacer esas preguntas fundamentales y buscar respuestas para ellas de una forma sería, disciplinada, intelectual. Después se extendieron esas preguntas al derecho, a la medicina y a la filosofía. A partir del siglo XV empezó a enseñarse humanidades, lenguas clásicas y en el XVII ciencias naturales, físicas y biología hasta que la universidad llegó a la institución universal que es hoy, agregó de la Torre.

Más fotos, aquí.

Contacto:
Armando de la Torre
Director de la ESCS
delatorre@ufm.edu



.