Gloria Juárez de Castillo junto al busto de Ludwig von Mises.

Gloria Juárez de Castillo llegó a la Universidad Francisco Marroquín hace más de 30 años por recomendación de Fernando Juárez-Paz, cajero general de esta casa de estudios en aquel entonces. Desde el día uno formó parte del equipo del área de Circulación de la Biblioteca Ludwig von Mises.

A doña Gloria se le encontraba por las tardes en la Biblioteca, prestaba y recibía los libros alquilados y otros materiales. También se encargaba de supervisar el status de los usuarios y llevaba el control de estadísticas del área de Circulación.

Personalmente siempre admiré su carácter, siempre dispuesta a aprender; recuerdo principalmente cómo ponía esmero para seguir nuevos procedimientos de manera electrónica. Nos hace mucha falta y le agradecemos por el cariño y todo el tiempo que estuvo con nosotros, comentó Jaqueline de León, directora administrativa de la BLvM.

Doña Gloria será recordada como una persona con un gran espíritu de servicio, detallista y ordenada. Gracias a ella sus compañeros siempre encontraban respuesta a los problemas que surgían con ocasión del trabajo. Cuidaba siempre que los reportes de los ingresos o los cargos de multas fueran exactos. A los usuarios siempre los recibía con una sonrisa, era amable con ellos, los ayudaba a hacer búsquedas y los instaba a mantenerse solventes.

En su trabajo demostraba el gran cariño que tenía por la BLvM y a la Universidad, se preocupaba porque todo estuviera bien hecho. Fue una mujer trabajadora y además muy dedicada a su familia.

Gloria de Castillo falleció el 29 de septiembre de 2012, pero su memoria siempre se mantendrá viva entre sus compañeros de trabajo:

Estoy muy triste por el fallecimiento de doña Gloria; me va hacer mucha falta. Fue una compañera respetada, nunca faltó a su trabajo, era responsable en lo que hacía. Todos los días a las 18 horas me llamaba para que fuera a tomar café y compartía su refacción con los que estábamos a esa hora en la Biblioteca. Cuando falleció mi esposa, doña Gloria me alentó a seguir viviendo, todos los días me enviaba mensajes. Doña Gloria siempre me aconsejó, y lo que más recuerdo es que me decía que no importara que pasara, que le diera gracias a Dios por un día más de vida, Julio Arenas.
Doña Gloria siempre se caracterizó por ser una persona paciente, muy trabajadora y amable, correcta y respetuosa. Con una amable sonrisa pintada en su rostro, atendía hasta el más apurado de los estudiantes. Siempre admiré que estaba pendiente de las reservas, pues apartaba el libro y recordaba al usuario que ya estaba disponible. A veces quien había hecho la reserva se le olvidaba de que tenía el material pendiente, pero a ella no, Karla Juárez.
Era una persona muy correcta, amable, atenta. La admiraba un montón porque era una mujer muy trabajadora. A pesar de su edad, nunca la vi cansada o quejándose, siempre hacia bien las cosas, con una sonrisa ¡Era una persona muy entregada a Dios!, Wendy Constanza
Doña Gloria era una persona muy responsable, que dedicó su vida al servicio de los usuarios de la Biblioteca. Un gran ejemplo de perseverancia, honestidad, rectitud y espíritu de servicio. Fue una persona muy amable y servicial. Siempre la recordaremos con mucho cariño, pues fue una persona muy sencilla, pero especial, muy tranquila, pero con el carácter necesario para salir adelante, Regina Romero.

Contacto:
Jacqueline De León
Directora de la Biblioteca
jdeleon@ufm.edu



.