Eugenia Pigem, Cristina Martínez Bordonau y Anna Rull, en la rectoría de la UFM

Con el propósito de explorar posibilidades de colaboración para el otorgamiento de becas integrales a estudiantes talentosos y de recursos escasos, tres representantes de la Fundación Marfá para la formación y el desarrollo visitaron la Universidad Francisco Marroquín.

Cristina Martínez Bordonau, una de las fundadoras y miembro del Patronato de la fundación; así como Eugenia Pigem y Anna Rull se reunieron con el rector de la UFM, Giancarlo Ibárgüen S. y con Mónica de Zelaya, coordinadora del Programa de Impulso al Talento Académico y con Rossana de Grazioso, directora de Admisiones, de esta casa de estudios.  El encuentro se celebró el 29 de mayo de 2006.

Las becas que ofrece la Fundación Marfá se conceden para estudiar en las universidades del país del origen del candidato que, escogidas por la Fundación, gozan de mayor prestigio y calidad académica.

La Fundación  es una entidad sin ánimo de lucro, que tiene por finalidad la cooperación para el desarrollo por medio de la concesión de becas integrales para la formación universitaria de jóvenes con recursos escasos para dichos estudios.

Dichas becas incluyen gastos académicos, de matrícula y de cuotas universitarias, incluidas las de prácticas y laboratorios. En muchos casos, también incluyen alojamiento y gastos de transporte y manutención.

En la UFM, el propósito del programa Impulso al Talento Académico es formar profesionales capaces de ser exitosos, local e internacionalmente, preparados para ocupar las más importantes posiciones de liderazgo y llevar a cabo la
misión  de la Universidad Francisco Marroquín.

Esta casa de estudios, por medio del Programa ITA otorga, durante toda la carrera a los estudiantes seleccionados, una beca completa a cada uno para cubrir los gastos de matrícula, cuotas y libros de texto. Además concede una mensualidad para útiles de estudio y transporte. El Programa también cubre los gastos de alojamiento en residencias universitarias.

Los estudiantes que gozan de los beneficios del Programa ITA son seleccionados cuidadosamente con el propósito de reclutar a alumnos con capacidades intelectuales extraordinarias y con la determinación de adquirir una excelente formación profesional en Administración de Empresas, Economía o Derecho. Otra condición indispensable para tener acceso al programa es que aquellos estudiantes carezcan de recursos económicos suficientes para costear sus estudios.

Los estudiantes mantienen promedios superiores a la media en sus respectivas unidades académicas y, además, demuestran elevadas cualidades de liderazgo.

Más fotos,
aquí.