Timon Altwegg en el escenario del Auditorium Juan Bautista Gutiérrez, de la UFM
Foto por Gustavo Castillo

Timón Altwegg, un pianista fuera de lo ordinario, se presentó el 24 de octubre de 2004, durante un concierto que celebró la Organización para las Artes Francisco Marroquín en el Auditorium Juan Bautista Gutiérrez, de esta casa de estudios.

El programa incluyó obras de Grieg, Alkan, y Levy; la Rapsodia Cubana, del mexicano Ponce y la Fantasía Oriental Islamey.  Charles Valentin Alkan fue gran amigo de Chopin y de Liszt y su música contiene mucha influencia de ambos compositores, pero reviste una dificultad que no puede compararse con ningún otro compositor hasta la fecha.   

Geraldine Baca-Spross, presidente de la Orpafm, comentó que Timón Altwegg:

Se presentó en Bagdad con éxito inusitado, reuniendo a más de 1300 personas en la sala, incluyendo iraquís, norteamericanos, diplomáticos y otros funcionarios diplomáticos e iraquís.  Fue el primer artista occidental que se presentó en Bagdad desde 1990.Ofreció una clase magistral a jóvenes pianistas iraquís utilizando pianos semi destruidos por los bombardeos en un conservatorio derruido que hoy ya no existe.Realizó los ensayos con la Orquesta Sinfónica de Iraq en medio de ataques, cosechando el reconocimiento y aplausos de los miembros de la Orquesta, que poco después se desintegró.  Poco se sabe de los músicos que la integraron.  Estrenó, en Guatemala, la obra de la compositora ruso-iraquí, Agnes Bashir,  que le fue entregada como una comisión especial para tocarse en todo el mundo.  Bashir fue la presidenta de la Alianza Arabe para la Mujer en las Artes y vive en Amman.   Guarda estrecha amistad con la familia real jordana, especialmente con las tías del Rey Abdullah.  Tocó las obras más difíciles del repertorio pianístico universal: El Festín de Esopo, del compositor romántico  francés, Charles Alkan; e Islamey del ruso Mily Balakirev.  Timon Altwegg también se presentó el 20 de octubre en el hotel Posada de Los Leones en La Antigua Guatemala; los conciertos fueron  auspiciados por la Organizaciòn para las Artes Francisco Marroquín y la Embajada de Suiza.  Altwegg realiza una gira por América Latina que incluye cinco países y varios conciertos.