Desde los primeros días de abril se empezaron a escuchar con más frecuencia los trinos de los cenzontles en el campus de la Universidad Francisco Marroquín, estas aves alegran las madrugadas con sus vocalizaciones.

Los cenzontles residentes en La casa de la libertad son aves que se conocen como yigüirros o Turdus grayi. Los cenzontles adultos de esta especie pueden llegar a medir entre 23 y 25.5 centímetros.

La parte superior de esta ave es de color café oliva y la inferior es opaca o de color ocre. El cuello es más pálido y está marcado con finas rayas de color café. El pico es de color verde opaco y las patas oscuras.

Los cenzontles suelen ser vistos cerca del nivel del suelo, en donde corren con ligereza con la cola abierta y erecta. Los adultos perchan en la parte superior de los arbustos y en los cables del tendido eléctrico o telefónico a los lados del camino.

Los nidos que construyen tienen forma de copa abultada y están compuestos de grama, ramillas y otras fibras vegetales. Las hembras colocan de tres a cinco huevos por nidada, los cuales son de color azul pálido o azul verdoso. Estos huevos están marcados con pequeñas manchas cafés y grises. El yigüirro es el ave nacional de Costa Rica.

Cuando empieza la temporada de lluvia, se suele decir que los cenzontles cantar para llamar a la lluvia. Sin embargo, la verdadera razón por la que corean es porque están en temporada de apareamiento.

El campus de la UFM no se limita a sus instalaciones académicas. También es una reserva natural que conserva y exhibe plantas y árboles vivos, tanto nativos como exóticos, un verdadero refugio ecológico para las especies animales y vegetales del área que se encuentren en peligro, mantiene el ecosistema del campus y cuenta con un inventario de la biodiversidad que habita en esta casa de estudios que puedes consultar en arboretum.ufm.edu.

Contacto:
Carmenmaría Mejía
Arboretum
arboretum@ufm.edu

Guatemala, 13 de abril de 2018.