Durante años, la gente me ha dicho, Es demasiado bueno para ser verdad. Pero es verdad. En realidad existe. Estas personas son liberales clásicos… y de lo que estaban hablando es de la Universidad Francisco Marroquín, escribió Jay Nordlinger en su artículo titulado Freedom U en la revista National Review.

Una de las cosas que Nordlinger notó en la Universidad Francisco Marroquín es un fuerte contraste con la tendencia en los Estados Unidos, escribió.  Aquí no hay un sentido de privilegios o entitlements; todo se puede discutir en la UFM donde todo está abierto y sobre la mesa.

En su artículo, Nordinger observa que el tema ético tiene un lugar destacado en la misión de la UFM que es la enseñanza y difusión de los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables.  

Jay Nordlinger hace alusión a la calidad académica en la UFM, a su localización en un ambiente natural, al hecho de que hay un Centro Henry Hazlitt y un auditorim Milton Friedman y una Plaza Adam Smith, así como estacionamientos con los nombres de algunos miembros de la Escuela de Salamanca.  Notó que hay murales que recuerdan a Hannah Arendt, Lato-tse, y a Booker T. Washington, una escultura llamada Atlas (como en La rebelión) y una escultura que representa al mercado.  También un programa llamado Spark, que impulsa la empresarialidad y la libertad de elegir. 

En el artículo, el autor recordó al rector emeritus, Manuel F. Ayau, y citó al actual rector, Gabriel Calzada, al presidente del comité de Fiduciarios Guy Wyld.

Me he dado cuenta de que sueno como un animador en este artículo. Pero los lectores me perdonarán porque hay mucho que celebrar, concluye Jay Nordlinger.

El artículo consta de cuatro entregas:

Contacto:
Gabriel Calzada
Rector
rectoría@ufm.edu

Guatemala, 14 de enero de 2016