Rigoberto Juárez-Paz, vicerrector emeritus de la UFM y director de la Academia Guatemalteca de la Lengua

El doctor Rigoberto Juárez-Paz, vicerrector emeritus de la Universidad Francisco Marroquín, fue electo como director de la Academia Guatemalteca de la Lengua, correspondiente de la Real Academia de la Lengua Española.

“La Academia Guatemalteca de la Lengua pertenece a la Asociación de Academias de la Lengua Española.  En consecuencia, participa activamente de las labores que esta entidad, con la RAE a la cabeza, realiza. Por ejemplo: cada cinco años va un académico a Madrid para integrar la comisión permanente; también se colabora en la elaboración del Diccionario de Americanismos y del Diccionario histórico”, explicó Juárez-Paz, en su columna publicada el 
29 de junio de 2007.

“El lema de la Real Academia de la Lengua Española desde su inicio, en el siglo XVIII, ha sido  limpia, fija y da esplendor al idioma español que, como sabemos, es el idioma nacional de nuestro país. Aún cuando los idiomas se modifican y enriquecen como resultado de su contacto con otros, especialmente con aquellos que pertenecen a civilizaciones más avanzadas en las ciencias el comercio y la industria, también se corrompen innecesariamente”, añadió.

Juarez-Paz comentó que “las academias europeas de la lengua, especialmente la francesa, que de seguro inspiró la fundación de la Real Academia Española, responden a lo que Hayek llama racionalismo constructivista, que se originó en la filosofía de Descartes. Pero la limpia del idioma, de adherencias que lo afean, es ajena al mencionado racionalismo”.

La nueva junta directiva de la Academia, electa el 15 de junio de 2007, está también integrada por el subdirector Gonzalo de Villa, la secretaria Margarita Carrera, el tesorero Dieter Lehnhoff, y el vocal Gustavo Adolfo Wyld.  De la Academia Guatemalteca de la Lengua también fueron, o son miembros, otros integrantes de la familia de la UFM como Salvador Aguado Andreut (QEPD),  Francisco Pérez de Antón y Amable Sánchez Torres.

En una
entrevista breve, el doctor Juárez-Paz, habló sobre la Academia, el idioma español y el racionalismo constructivista.

El doctor Rigoberto Juárez-Paz se graduó como Maestro de la Escuela Normal para Varones y se desempeñó como profesor de grado en Zacapa y en varias escuelas del país. 

Obtuvo su Bachillerato Superior, la Maestría y el Doctorado en Filosofía en las Universidades de Indiana y Minnesota. Su tesis de Maestría versó sobre el pensamiento de Stephen Toulmin, un filósofo británico y su disertación doctoral lo llevó a efectuar un análisis de la filosofía española del siglo veinte. Fue profesor de filosofía en las Universidades de Minnesota y Pensylvania, de la Universidad de San Carlos de Guatemala y de la Universidad Francisco Marroquín.

Fue uno de los principales fundadores, en 1970, de la Universidad Francisco Marroquín. Es autor del Ideario y de la letra del himno de esta casa de estudios superiores. Fungió como Vicerrector Académico de esta Universidad de 1972 a 1993. Actualmente es Vicerrector Emeritus.

Juárez-Paz es autor de varias colecciones de ensayos sobre temas filosóficos; entre ellas se cuentan:  Invitación a la filosofía; El carácter social de la vida humana; Estudios filosóficos; Ensayos y polémicas; Las condiciones del diálogo; y El pensamiento de Juan José Arévalo y de Héctor-Neri Castañeda.

Mención especial merecen, entre sus obras, los cinco relatos de carácter filosófico-literario que proveen una nueva interpretación de algunos de los principales temas del Popol-Vuh y que llevan el título de  Cinco relatos contra el olvido.

El  homenajeado fue miembro del grupo fundador de la Liga Pro-Patria de la que está actualmente retirado pero de la que conserva la calidad de Presidente Honorario. Es miembro de número de la Academia Guatemalteca de la Lengua y de la que fue Tesorero hasta el año 2003. Ha sido columnista del diario El Periódico desde su fundación en 1996 hasta el día actual.

Funge como Presidente del Comité Doctoral de la Facultad de Derecho de la Universidad Francisco Marroquín desde que los estudios doctorales dieron inicio en 1994.