Con el propósito de estudiar arquitectura tropical y restauración histórica, un grupo de estudiantes de la Universidad de Tulane vino a la facultad de Arquitectura de laUniversidad Francisco Marroquín(UFM).  Los jóvenes llegaron el 21 de mayo y permanecerán durante un mes en Guatemala.

Este es un programa de Maestría que ya tiene dos años de existir. En él han participado unos 25 estudiantes. El programa, aquí en laUFMincluye charlas con profesionales de diversas ramas y visitas a lugares de interés arquitectónico y cultural.  Parte importante del programa son las visitas a lugares como Antigua, Chichicastenango, Atitlán, Tikal, La Fragua, Belice y su  permanencia en la finca de café,  Parraxé, en la costa sur. Esto es porque aquella área en especial, es muy rica en arquitectura vernácula tropical. 

De hecho, la casa patronal de aquella finca data del siglo XIX, lo cual es de interés no sólo desde el punto de vista histórico, sino como ejemplo de arquitectura tropical. Además de su importancia para los estudios de los muchachos y muchachas, por sus dimensiones y características, es un alojamiento adecuado para grupos grandes.

El decano, Arquitecto Ernesto Porras Castejón, señaló que desde hace algún tiempo, Estados Unidos ha dejado de poner sus ojos académicos solamente en Europa y que ha crecido el interés por México, el Caribe y Centroamérica. Adicionalmente, como Tulane conserva los archivos de la United Fruit Company, y la familia Stone, que era propietaria de aquella empresa tiene vínculos con Costa Rica, la conexión tropical y centroamericana es de especial interés para ellos.

El programa con Tulane tuvo su origen en una visita que hiciera el arquitecto Porras a aquella casa de estudios, para dar una conferencia sobre arquitectura contemporánea guatemalteca, en el contexto de un simposio de restauración histórica; y en el hecho de que Donald Gartzke, decano de la escuela de Arquitectura en aquella Universidad, tenía interés en establecer una relación académica de esta naturaleza.

Con la Universidad de Tulane, el programa es bastante agresivo en sus alcances académicos. Ahora tenemos el segundo año, con el tema de arquitectura tropical, y este año vinieron 9 estudiantes, explicó Porras.

Estoy muy entusiasmado con el programa Tulane, dijo el decano, porque se están abriendo muchas posibilidades adicionales. Tenemos un intercambio de profesores.

Sara Miller, estudiante de Tulane, que participó el año pasado, confirmó que ella tomó el programa porque está interesada en la arquitectura ambientalista y en la arquitectura tropical. Al ser preguntada sobre si obtuvo lo que quería, Miller destacó que su maestro, el arquitecto guatemalteco radicado en Nueva Orleans, Donald Del Cid, sabía de lo que estaba hablando, conocía muy bien los lugares a los que iban, y que compartía con el grupo información detallada y personal sobre los lugares y edificios, lo que hacía las clases y viajes muy especiales.

El profesor Del Cid también acompaña al grupo que nos visita este año. En 2002, el equipo está integrado por Ashlie Berson, Emely Marks, Katharine Wells, Wendy Kerrigan, Ryan Bullock, Dennis O’Kelly, Shawn Pitz, Dominic Willard Jr. y Quentin Ward



.