El folleto contiene recomendaciones básicas para evitar epidemias luego de un desastre.

La información puede ser vital en caso de desastres naturales. Por esta razón estudiantes de la Escuela de Nutrición elaboraron un folleto sobre aspectos generales en el manejo de alimentos y la prevención de epidemias causadas por alimentos contaminados.

Luego de una catástrofe es muy importante tener a la mano alimentos y agua potable. Es aconsejable almacenar alimentos para abastecerse por dos semanas que tengan alto contenido calórico y nutritivo y que no requieran refrigeración. Guarde los alimentos en un lugar seco, fresco y oscuro. Envuelva alimentos perecederos en bolsas de plástico y póngalos en recipientes herméticos. Use frascos con tapa o envases herméticos para guardar azúcar, fruta seca y nueces que estén en paquetes abiertos para protegerlos de insectos.

La leche en polvo, fruta seca, galletas y papas deben consumirse dentro de los seis meses; las sopas de carne, verduras y frutas en lata, cereales, mantequilla de maní, jalea y nueces en lata, en un año; y los aceites vegetales, maíz seco, polvo para hornear, granos de soja, café instantáneo, te, cacao, sal, refrescos sin gas y arroz blanco pueden almacenarse por tiempo indefinido.

Para almacenar agua, lave bien las botellas con detergente. Si el envase contenía gaseosa antes, es recomendable desinfectarlo con cloro. Llene la botella hasta el borde con agua corriente, asegúrese que tenga cloro. Cierre bien la tapa y no toque dentro de ella con los dedos para evitar contaminarla. Escribir la fecha en que se llenó y poner la botella en un lugar fresco y oscuro.

En situaciones de emergencia nunca se debe tomar agua del inodoro o del tanque del inodoro, de piscinas, radiadores o camas de agua. Si el agua despide mal olor, probablemente está contaminada. Fuentes de agua aconsejables en el hogar son el tanque de agua caliente, las tuberías de agua y el agua en cubos de hielo.

El agua se puede purificar de varias formas. En una olla hierva agua por un minuto y luego deje que se enfríe antes de consumirla. O bien utilice cloro líquido que contenga 5.25 a 6 por ciento de hipoclorito y que no tenga otros químicos. Agregue 16 gotas por cada galón, revuelva y deje reposar por 30 minutos. También puede destilar el agua para eliminar metales pesados, sales y compuestos químicos.

Tampoco hay que olvidar que se debe tener a la mano un equipo de suministros con artículos básicos y de primeros auxilios tales como alimentos no perecederos, agua para tres días, baterías de repuesto, productos sanitarios, fósforos, cambio de ropa y mantas y dinero en efectivo.

El folleto fue elaborado como parte del curso Higiene y Conservación de Alimentos con el objeto de tener una guía básica de información en caso de desastres naturales.

Contacto:
Leticia Almengor
Profesora
manahaim@ufm.edu



.