Alba Montepeque, de la Universidad Francisco Marroquín en la Copa Fangio.
Alba Montepeque, de la Universidad Francisco Marroquín en la Copa Fangio.

Como consecuencia de una participación destacada, el equipo de  estudiantes de Ingeniería Empresarial, de la Universidad Francisco Marroquín que representó a Guatemala en el Trofeo Internacional Juan Manuel Fangio, obtuvo el noveno lugar entre 17 delegaciones de América que compitieron en la Primera Carrera Educativa Internacional de Autos de Emisión Cero.  La misma se celebró el 4 de Octubre de 2015, en Balcarce, Argentina.

Esta competencia de automóviles eléctricos amparada y reglamentada por la Federación Internacional del Automóvil, se llevó a cabo con el fin de incentivar la investigación y el uso de energías alternativas en el automovilismo. Guatemala participó en esta competencia, invitada por el Automóvil Club de Argentina ACA , la Federación Internacional del Automóvil FIA y la Fundación Juan Manuel Fangio, junto con delegaciones de Argentina, Uruguay, Colombia, Bolivia, Costa Rica, Guyana Francesa, Cuba y Paraguay. Cada delegación estaba integrada por un equipo de tres estudiantes y un profesor.

El equipo Guatemalteco estuvo integrado por los estudiantes Alba Montepeque, Luisa Fernanda Ávila y Javier Corzo, dirigidos por el profesor Alejandro Viau. El objetivo de la competencia, fue armar, configurar y poner a punto un automóvil eléctrico, el cual fue entregado en partes en el Instituto Nacional de Educación Técnica, en Buenos Aires. Después de las prácticas y pruebas, los autos fueron llevados a la ciudad natal de Juan Manuel Fangio, Balcarce, en donde las delegaciones llevaron a cabo la prueba de clasificación y luego compitieron en un circuito callejero frente al Museo Fangio. La carrera tuvo una duración de una hora durante la cual los autos tenían que recorrer la mayor distancia posible, optimizando el consumo de batería, incluyendo un cambio obligatorio de piloto en los pits.

Esta carrera hace énfasis en la eficiencia energética, más que en la velocidad final de los vehículos, por lo cual, cada equipo tuvo que diseñar una estrategia de clasificación y carrera basada en la optimización los recursos disponibles y trabajar intensamente en la correcta configuración de los autos. La delegación Guatemalteca contó con el apoyo de la UFM y del Automóvil Club de Guatemala.

Contacto:
Luis Ayala
Director de Ingeniería empresarial
economia@ufm.edu