¿Reformar o no reformar la Constitución?

Alejandro Balsells, Carlos Molina Mencos, Hugo Maúl Figueroa y Gilberto Chacón en el Auditorium Milton Friedman, de la UFM.

Cuatro abogados constitucionalistas aportaron sus conocimientos y perspectivas en torno al proyecto de reforma constitucional que promueve el Organismo Ejecutivo, frente a un auditorio concurrido de estudiantes y profesionales del derecho.

El foro se llevó a cabo como parte de la Semana Jurídica y el momento no pudo haber sido mejor, pues la posible reforma a la Ley Fundamental será de los temas más importantes que se discutan en los próximos meses en Guatemala.

El expresidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Gilberto Chacón, moderó el encuentro. El panel estuvo integrado por el también expresidente de la CSJ, Hugo Maul, el exconstituyente, Carlos Molina Mencos, el presidente del Centro para la Defensa de la Constitución, Alejandro Balsells, y el excanciller, Gabriel Orellana.

Chacón abrió la discusión con una pregunta esencial: ¿es necesaria la reforma constitucional independientemente de que la que impulsa el gobierno sea o no la adecuada? No obstante todos los constitucionalistas estaban de acuerdo en que es necesario hacer cambios a la Constitución, cada uno expresó su desconfianza al actual proyecto.

Señaló Molina Mencos que las constituciones existen para proteger a las personas limitando el poder del Estado, pero que el proyecto de reforma pretende quitar dichas limitaciones, disminuyendo la libertad individual. Agregó que varias las reformas constitucionales que fueron rechazadas en 1999 son incluidas en el actual proyecto.

Orellana expresó que si algún merito tiene la propuesta del Presidente Otto Pérez Molina es que ha estimulado discusiones acerca de la necesidad de una reforma constitucional. Sin embargo, la reforma del Ejecutivo debilitaría la justicia y trata de quedar bien con todos:

Las reformas del Ejecutivo nos traen a cada sector un confite: un confite para los que se preocupan por la seguridad y justicia, un confite para los que se preocupan por su identidad étnica, un confite para las municipalidades. No nos quede duda que es una maniobra política para convencernos de la bondad del proyecto.

Por su parte, Maul explicó que la Constitución de Guatemala es demasiado desarrollada, incluye aspectos que no debería contener una ley fundamental. Por lo tanto, es más susceptible a que se reforme constantemente.

El presidente del Cedecon manifestó que uno de los temas más importantes que se debe discutir en la reforma es la separar dentro del Organismo Judicial las funciones administrativas de las judiciales y más que discutir de artículos en una reforma constitucional, se debe hablar de valores y principios.

Otra preocupación de todos los panelistas fue que de abrirse paso a la reforma, puede que el congreso haga cambios más allá de los contemplados en el proyecto, facultad que, a criterio de Orellana, no tienen los diputados. Además sostuvieron que la gobernabilidad del país se puede mejorar por medio de reformas a leyes ordinarias y no necesariamente a la Constitución.

Más fotos, aquí.

Contacto:
Milton Estuardo Argueta
Decano de Derecho
margueta@ufm.edu



English version by Google (this is an automatic translation, not professional) Click here.



Ramiro Alfaro, fundador, motor y decano de la Facultad de Odontología, recibió un homenaje por su trayectoria al frente de aquella unidad académica en la Universidad Francisco Marroquín.

La ley de tierras y el fantasma del Decreto 900 es el tema que motiva el próximo encuentro del foro Noj, con la participación de Carlos Sabino, Director de la Maestría en Historia en la UFM y el abogado Giovanni Fratti.

Para su seguridad, por favor lea y tome en cuenta las siguientes recomendaciones para casos de terremoto.

 
X
 
.