La buena higiene puede evitar su contagio

La influenza A H1N1 es una enfermedad respiratoria altamente contagiosa que ha pasado de afectar a poblaciones porcinas a seres humanos. La vía aérea no es la más efectiva para la transmisión del virus, porque éste no vuela y no alcanza más de un metro de distancia. El factor más importante para que el virus se fije es la humedad, como el de la mucosa de la nariz, boca y ojos.

Los primeros síntomas de la influenza A H1N1 se parecen a los de la gripe, incluyendo fiebre, tos, dolor de cabeza, dolor en músculos y articulaciones, dolor de garganta, secreción nasal, y en ocasiones vómito y diarrea.

Para evitar el contagio, que se da antes de que aparezcan los síntomas, se debe evitar llevarse las manos a la cara, ojos, nariz y boca, no estar con gente enferma, evitar los besos y lavarse las manos más de 10 veces al día. El alcohol para limpiarse las manos es una buena opción, porque vuelve inactivo al virus y lo mata. Es importante recordar que el virus porcino puede vivir hasta 10 horas en una manija o superficie lisa.

La gripe A afecta a personas de 20 a 50 años de edad, pero no es letal. Lo que ocasiona la muerte es la complicación de la enfermedad causada por el virus, que es la neumonía. Es recomendable empezar a tomar medicamentos dentro de las primeras 72 horas luego de detectado el virus. Una vez la persona supera la enfermedad, queda inmune a ésta. Las mujeres embarazadas sí pueden tomar los antivirales en caso de contagio pero con estricto control médico. Una persona con VIH, diabetes, SIDA o cáncer puede tener mayores complicaciones que una persona sana en caso de contagio.

Aunque se la conoce como porcina; esta se transmite de persona a persona, y no existe riesgo de contagio si se consume carne de cerdo. El período de incubación del virus es de cinco a siete días y los síntomas aparecen casi de inmediato. Estar vacunado contra la influenza estacional no hace inmune a la persona contra este virus, aún no hay vacuna contra la gripe porcina.

Todas las personas son susceptibles a contagiarse con la influenza A H1N1, por lo que siempre se debe mantener la higiene dentro del hogar, en las oficinas y de los distintos tipos de utensilios que se manejan diariamente, así como evitar los lugares públicos.

Si desea más información, visite http://www.cdc.gov/swineflu/general_info.htm.

Contacto:
Jorge Tulio Rodriguez, director de Nutrición
joturo@ufm.edu



.