Vista de una de las instalaciones que llamaron la atención en el campus de la UFM.
Fotos por María Belén Frati.

En la Universidad Francisco Marroquín fue instalada una serie de montajes llamativos realizados por los estudiantes de primer año de la Facultad de Arquitectura, entre el 18 y el 22 de mayo de 2012.

Estas instalaciones artísticas buscan una interacción entre el espectador y el arte.

Las obras que se encontraban en los pasillos del Edificio Académico llamaban al espectador a participar, ya fuera escribiendo en pequeños libros suspendidos desde el techo, caminando a través de bolsas de colores u otras expresiones de creatividad que ocasionaron una reacción directa en el público. Una instalación artística es una expresión artística que causa polémica: que tiene que causar una reacción en el espectador. El público tiene que interactuar con esa expresión” mencionan alumnos de arquitectura. Uno otorga solamente un estímulo, pero no se puede esperar que todos reaccionen de la misma forma, se explicaba en el montaje.

El concepto del proyecto estaba basado en la obra de Julio Cortázar, Continuidad de los parques. En esta obra, Cortázar describe a un hombre leyendo una novela en la cual, él mismo es el protagonista. Cada obra tiene una expresión subjetiva de la obra.

Fueron cuatro instalaciones en total y están hechas con diferentes materiales como periódicos, pelotas de plástico, y tela, entre otros. Cercanos a cada proyecto había carteles que lo explicaban y ofrecían la información de sus costos y sus autores. Además, había fotografías de los participantes realizando las obras.

Los proyectos se encontraban en el tercer, cuarto y quinto piso del Edificio Académico. Estuvieron abiertos a todo el público que visitara la UFM, cuya reacción no pudo pasar inadvertida.

Más fotos, aquí.

Contacto:
Ingrid Simon
Profesora
simon@ufm.edu



.