La historia de la UFM puedes conocerla en www.cuarenta.ufm.edu.

La Universidad Francisco Marroquín añadió un año más a su rica historia, haciendo avanzar, como siempre, la misión por la cual fue fundada, que es la enseñanza y difusión de los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables.

Fue en plena Guerra Fría cuando un pequeño grupo de liberales guatemaltecos, entre ellos Manuel F. Ayau, Muso, divisó la importancia de hacerle frente a las doctrinas socialistas que estaban ganando terreno en distintas partes del mundo.

Luego de superar barreras burocráticas e ideológicas, el Consejo Superior Universitario de Guatemala aprobó la creación de la nueva casa de estudios el 12 de agosto de 1971.

“Muso” y los fundadores de la UFM entendían muy bien que las ideas tienen consecuencias. Que si Guatemala llegara a gozar de prosperidad, sería necesario que un grupo de personas influyentes comprendieran, de manera muy clara, los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables, y construyeran desde ellos. Quizá no fueron el “Muso” y sus amigos los únicos que en aquella época tenían estas ideas, pero sí fueron los únicos en aventurarse a fundar una universidad con la misión expresa de enseñar y difundir dichos principios, explica el rector Giancarlo Ibárgüen S.

La nueva universidad inició actividades académicas en enero de 1972. Sus primeros pasos fueron realmente humildes, contaban con un ajustado presupuesto de $ 40 mil y sólo 125 estudiantes engrosaban sus filas. Pero era un experimento novedoso en una época caracterizada por el dirigismo, el nacionalismo económico, el desarrollismo y el marxismo-leninismo. La libertad parecía que ya no tenía cabida a estas alturas, menos en un país como Guatemala.

Los fundadores de la UFM querían una casa de estudios diferente, no sólo al proponerse una franca defensa a la tradición liberal clásica, sino también por tener altos estándares excelencia académica, tanto de profesores como de estudiantes. Los fundadores deseaban competir a nivel internacional, por eso diseñaron ciclos académicos más exigentes y se enfocaron en la calidad, no en la cantidad, de los estudiantes.

Si bien la Guerra Fría es cosa del pasado, aún penden amenazas sobre la libertad individual. Por esta razón la enseñanza de los principios que desarrollan sociedades prósperas y pacíficas continúa siendo tan necesaria hoy como lo fue en el siglo pasado.

¿Y qué ha sucedido en La casa de la libertad en estos últimos tiempos? ¡Bastante!:
Se lanzó Ufm 40 años 1 misión un sitio Web que presenta en números todo el trabajo que ha realizado esta casa de estudios desde sus inicios; arrancó el UFM Acton MBA in Entrepreneurship, el primer MBA de tiempo completo en Guatemala; dentro del espíritu de ideas que vale la pena difundir, tuvo lugar la primera conferencia TEDx bajo el título TEDxUFM y la próxima está por venir; abrieron sus puertas dos nuevos salones: el Carl Menger y el Schumpeter: el campus cuenta ahora con la Plaza Adam Smith e inició la construcción del nuevo edificio de la Facultad de Odontología.

En el porvenir cambiarán las tecnologías del aprendizaje y los métodos de enseñanza, nuevos profesores y estudiantes sustituirán a los actuales, pero la UFM seguirá marchando por el mismo camino que inició hace casi medio siglo, el de conservar la tradición liberal y los mejores frutos de la civilización occidental.

Videos relacionados de New Media:

Contacto:
Giancarlo Ibárgüen S.
Rector
rectoria@ufm.edu



.