Estudiantes de la casa de la libertad exponen sus ideas despues de un proceso creativo en las instalaciones del nuevo colaboratorio.

La Universidad Francisco Marroquín es miembro fundador del Make Impact Consortium (MIC), junto a ocho universidades de todo el mundo.

La UFM es la punta de lanza en la región, por ser la única universidad latinoamericana que es miembro fundador del MIC.

La Universidad Francisco Marroquín potencia el espíritu emprendedor y creador de sus alumnos al ser miembro fundador del Make Impact Consortium (MIC).

El Make Impact Consortium es un programa interdisciplinario, cuyo objeto es integrar la tecnología, la innovación y la cultura de cocreación de universidades conscientes de que el emprendimiento y la colaboración impulsan el progreso humano.

Son miembros fundadores del MIC el Massachusetts Institute of Technology (MIT), University of Cincinnati, University of Michigan, Texas A&M University de los Estados Unidos; Al-Ahliyya Amman University y Applied Science Private University, de Jordania; Fontys University de los Países Bajos y University of Derby del Reino Unido.

La UFM fue invitada a pertenecer al MIC gracias al espíritu emprendedor que les inspira a todos sus alumnos; independientemente de la carrera que cursen. Los estudiantes aprenden a explorar nuevas ideas, a ser innovadores y a trascender por su capacidad emprendedora y creadora.

La incorporación de la UFM al MIC es coherente con su trayectoria educativa. Desde sus inicios, la UFM ha formado alumnos con una visión empresarial y emprendedora, y ha desarrollado una educación entendida como un proceso de descubrimiento y no de absorción mecánica de ideas o principios. Los miembros del MIC reconocen la importancia de formar parte de una comunidad que comparta estos valores.

“Las universidades fundadoras del MIC se están uniendo para compartir conocimiento y tecnología en torno a los denominados makerspaces, lugares donde los estudiantes tienen la oportunidad de transformar sus ideas en prototipos. Con esta colaboración se usarán más eficientemente los recursos de todas estas instituciones, intensificando una cultura de emprendimiento que brinde soluciones tangibles a problemas reales, mediante este intercambio de mejores prácticas”, explica Robert Quevedo, vicerrector de la UFM.

Esta alianza abre un mundo de posibilidades a los alumnos de la UFM y a los de la región. Los makerspaces son talleres de fabricación, en los que cada estudiante integra la teoría con la práctica. Esto le permite ser capaz de desarrollar su creatividad e impacto, gracias a la experimentación, y salir de estos talleres con productos en mano que antes solo eran conceptualizaciones.

“Hoy muchos de los proyectos que salen al mercado se desarrollan por medio de prototipos. Los makerspaces son los lugares donde se hacen estos prototipos, que ayudan a encontrar soluciones prácticas a retos puntuales. Herramientas como impresoras 3D permiten crear estos nuevos productos”, añadió Quevedo.

Un estudiante de la Escuela de Cine y Artes Visuales realiza trabajos de post-producción en uno de los espacios de creación de esa unidad académica.

La UFM tiene varios makerspaces. Algunos de ellos son: el Taller de Innovación Schumpeter, de la Facultad de Ciencias Económicas; el Video Game Center; laboratorios de Gastronomía y Tecnología de Alimentos, de la Escuela de Nutrición; y el Taller de Fabricación, de la Facultad de Arquitectura.

En el 2020, la UFM inaugurará un makerspace más: el Centro de Impresiones 3D. Además, creará el CoLab, un espacio diseñado para la colaboración interdisciplinaria, que promueve una mentalidad de innovación radical y la educación experimental. A su vez, el CoLab se apoya en los makerspaces.

A partir del siguiente ciclo académico, los estudiantes podrán emplear las herramientas del Centro de Impresión 3D que se ubicará en el Centro Estudiantil.

Estos makerspaces de la UFM estarán disponibles para estudiantes de todas las universidades del MIC y, de manera recíproca, los estudiantes de la UFM podrán acceder a las instalaciones de las otras universidades.

“Las herramientas que posee cada una de las universidades serán integradas a una aplicación llamada Mobius. En ella todos los miembros de esta comunidad podrán encontrar, de una manera accesible, los equipos disponibles en cada una de las instituciones. Por ejemplo: si un estudiante de Odontología, de la UFM, quiere desarrollar el prototipo de un implante dental con materiales de bajo costo, por medio de Mobius podría encontrar que es posible desarrollarlo en talleres de alguna universidad miembro del MIC y acceder a ellos gracias a esta alianza. Así los estudiantes tendrán una manera más eficiente de crear impacto, al encontrar soluciones a necesidades humanas”, explica Quevedo. “Adicionalmente, en Mobius será posible intercambiar conocimiento y videos sobre cómo usar mejor los equipos disponibles en cada una de las universidades”.

La UFM ocupa un lugar destacado entre las universidades más innovadoras del continente americano. La implementación de wifi en 1998, la emisión de videos a través de canales en internet a partir del 2001, la experimentación con servicios basados en blockchain, desde 2013, y la inauguración de su campus en Madrid, en el 2018, son algunos de los hitos que han posicionado a la UFM como un referente en la aplicación de las últimas novedades tecnológicas y métodos educativos al proceso de aprendizaje.

En el Make Impact Consortium, la UFM es parte de una comunidad educativa, que busca formar a emprendedores capaces de crear y a creadores capaces de emprender, continuando así en la vanguardia de la innovación universitaria en el continente.

Contacto:
Gabriel Calzada
Rector
rectoria@ufm.edu

Guatemala, 23 de octubre de 2019.