La homenajeada, Merle Greene Robertson, en el podio  

Calificada como la decana de los mayistas, por la revista Archaeology, Merle Greene Robertson ha sido una de las principales figuras en el estudio del arte y la arqueología maya por varias décadas. Por su trabajo significativo recibió la Orden del Pop que anualmente entrega el Museo Popol Vuh de laUniversidad Francisco Marroquín.

En la misma ceremonia, celebrada el martes 20 de julio de 2004, recibió el Premio Huun a la Prensa Arqueológica, la periodista
Leslie Véliz, del diario Siglo Veintiuno, por su reportaje titulado Hallazgos arqueológicos cambian teorías del preclásico. El Premio también lo recibió el ilustrador del reportaje, Billy Melgar.

El acto concluyó con una presentación de El hacedor de lluvia,por un grupo de destacados
músicos guatemaltecos; y con un alegre cóctel amenizado por marimba.

Artista y arqueóloga
Los mejores días de mi vida los pasé trabajando en la selva de Guatemala. Yo amo la selva de Guatemala, dijo Robertson al recibir la presea.

La principal contribución de la doctora Robertson es el registro detallado de una gran cantidad de monumentos esculpidos e inscripciones prehispánicas. Actualmente, estos registros constituyen las únicas fuentes disponibles acerca de una gran cantidad de esculturas que en décadas recientes han sufrido daños o destrucción por saqueo, vandalismo o descuido.

Sus méritos académicos y su labor incesante en favor del estudio y la conservación del arte y la arqueología maya le merecieron un doctorado honorífico otorgado por la Universidad de Tulane en 1987.

Originalmente, la doctora Robertson se entrenó como artista en la Universidad de Washinton, San Francisco State College y la Universidad de California. En 1963 obtuvo una maestría en arte de la Universidad de Guanajuato. Para entonces ya se había interesado por el arte maya, como resultado de una visita a Tikal en 1962. En Tikal, empezó a aplicar la técnica del calco, que permite obtener impresiones directas de los relieves presentes en muchas esculturas mayas. En los años sucesivos recorrió toda el área maya, adentrándose hasta los sitios más recónditos en medio de la selva, para realizar calcos de las numerosas esculturas. En 1972 publicó un volumen titulado Maya Sculpture from the Southern Lowlands, the Highlands and Pacific Coast, desde entonces una fuente primordial para el estudio del arte prehispánico. Las colecciones de calcos originales de Merle Greene Robertson se conservan ahora en la Biblioteca Latinoamericana de la Universidad de Tulane.

A partir de los años setenta, Robertson concentró su atención en Palenque, Chiapas, uno de los sitios más ricos en arte escultórico del área maya. Su labor de más de una década efectuando calcos, fotografías y dibujos de las esculturas de Palenque dio como fruto la publicación de la serie The Sculpture of Palenque, cuatro volúmenes finamente producidos, que contienen un registro minucioso del arte de esta gran ciudad. En 1973, Merle estuvo en el centro de un pequeño grupo de investigadores que se reunieron en Primera Mesa Redonda de Palenque. Esta reunión dio un impulso inusitado al estudio de la escritura y el arte maya, en un momento en que apenas se empezaba a entender el contenido histórico de las inscripciones. En años posteriores, la doctor Robertson contribuyó a organizar ocho mesas redondas en Palenque, y a editar las memorias correspondientes, repletas de contribuciones importantes al estudio del arte, la escritura y la arqueología maya.

En colaboración con su esposo, Bob Robertson, creó el Pre-Columbian Art Research Institute (PARI), organización que ha promovido activamente el avance de los estudios mayas y la organización de las mesas redondas de Palenque, cuya organización pasó a cargo del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México a partir de 19??. Actualmente, PARI mantiene un importante sitio de la Internet con abundantes recursos sobre la arqueología maya.

La actividad de la homenajeada no ha disminuido con los años. Recientemente llevó a cabo un proyecto de documentación de las esculturas de Chichén Itzá por medio de calcos, y coordinó un proyecto de investigación arqueológica enfocado en los templos XIX y XX de Palenque, que ha contribuido a despejar muchas dudas sobre la historia dinástica y constructiva de ese importante sitio, revelando a la vez un conjunto importante de esculturas previamente desconocidas.

La Orden del Pop
En 1998, el Museo Popol Vuh creó la Orden del Pop, una condecoración destinada a honrar los méritos de personas que han contribuido a la conservación, investigación, o difusión del patrimonio cultural de Guatemala.

Esta condecoración simbólica fue concebida con la idea de reconocer y promover los esfuerzos de individuos que dedican su tiempo y energía para este propósito, sea como profesionales o aficionados. La condecoración consiste en un diploma y un broche de oro con el símbolo Pop, emblema del Museo Popol Vuh. Se confiere anualmente en ocasión del Simposio sobre Investigaciones Arqueológicas en Guatemala. Los galardonados con la Orden del Pop en años anteriores son:

1998 Dr. Guillermo Mata Amado, por su contribución a la arqueología subacuática y al estudio de la odontología prehispánica.

1999 Sr. Ricardo Muñoz Gálvez, fundador del Museo de la Cultura de Cotzumalguapa, Santa Lucía Cotzumalguapa.

2000 Dr. Arthur A. Demarest, por su contribución al desarrollo académico de la arqueología en Guatemala.

2001 Sr. Ian Graham, por su contribución al estudio, registro y conservación de los textos jeroglíficos mayas.

2002 Dr. Alain Ichon, por su contribución a la arqueología del altiplano de Guatemala y al desarrollo de la arqueología francesa en Guatemala.

2003 Arq. Federico Fahsen, por su contribución al estudio de los textos jeroglíficos mayas.

El Premio Huun
En la misma ceremonia fue entregado el Premio Huun a la Prensa Arqueológica; y Huun es la palabra maya para libro. Este galardón es entregado, a partir de 2003, al periodista y fotógrafo autores del mejor reportaje de prensa escrita sobre un tema relacionado con la conservación, investigación y divulgación de la arqueología de Guatemala.

Este año recibieron el Premio Leslie Véliz y Billy Melgar, por el reportaje que publicaron el 9 de mayo de 2004 en Siglo Veintiuno.

El año pasado el Premio les fue concedido a Ingrid Roldán y Mishell Chang, de Prensa Libre, por el reportaje titulado Hallazgo Arqueológico.

El hacedor de lluvia
Para concluir el acto, fueron presentadas dos piezas del álbum El hacedor de lluvia.Este es ‘obra de los músicos Ranferí Aguilar, Beatriz Pinto, Lenín Fernández, Ennio Ramazzini y Carlos Chaclán; este último restaurador del Museo Popol Vuh.

Aquí en Guatemala basta con pegar los oídos a la tierra para escuchar el murmullos de los brujos y para quien sepa leer el aire, encontrarse con las señales escritas en el tiempo por los antiguos y los siempre presentes de una civilización cuya cosmovisión no podía desligar los caracoles de las estrellas, dice el álbum.