Orquídeas y hongos les dan la bienvenida a estudiantes, profesores, colaboradores y directivos en la Universidad Francisco Marroquín, en la primera semana de 2020.

Las orquídeas que florecen en esta temporada son Oncidium Sphacelatum y Osmoglossum pulchellum; además, están los hongos que se pueden ver en el Jardín Manuel F. Ayau, estos son del género Amanita.

Oncidium sphacelatum en el campus de la UFM

Oncidium sphacelatum es una planta epífita de hasta un metro y medio de alto, que forma densas colonias. Los pseudobulbos son elipsoides cilíndricos de hasta 20 centímetros de largo por 5 cm de ancho.  Las flores de color amarillo están dispuestas en un gran racimo largo con varias manchas cafés.  

Esta orquídea se puede ver frente a la agencia del Banco Industrial.

Y la segunda orquídea es una Osmoglossum pulchellum. se trata de una orquídea erecta que muchas veces crece en grandes masas. Los pseudobulbos son pequeños y ovoides de 8 cm largo por 2 de ancho. Las hojas son coriáceas, lineares, conduplicadas. Pueden llegar a medir hasta 40 cm de largo por 1.2 cm de ancho. Las flores son blanquecinas o rosadas dispuestas en un racimo. Los sépalos elípticos y cóncavos. El labio es carnoso.

El fruto es una cápsula ovoide. La floración ocurre de noviembre a enero. La planta se encuentra de México a Costa Rica en bosques de altura hasta 2700 msnm. En Guatemala la planta es rara. Se ha colectado en Chimaltenango y San Marcos.

El 97% de las especies de orquídeas necesitan de un polinizador para que se lleve a cabo la transferencia de polen de una planta a los pistilos de otra. Los polinizadores de las orquídeas son muy variados, dependiendo de la especie de orquídea, pueden ser moscas, mosquitos, abejas, avispas, coleópteros y aves (especialmente colibrís).

El Arboretum de esta casa de estudios registra varias especies del reino fungi; y los hay tanto comestibles, como venenosos. Las setas pertenecen al reino fungi, mismo que está formado por organismos como las levaduras y los mohos.  El de la foto es un Amanita, muy venenoso.

Amanitas en el Jardín Manuel F. Ayau.

Amanitas en el Jardín Manuel F. Ayau.

Una de las lecciones perdurables que ofrece el Arboretum es que la efectiva protección del medio ambiente depende del establecimiento de instituciones que protejan los derechos individuales. El reconocimiento de la propiedad privada constituye una condición esencial para mejorar la calidad del medio ambiente. Esto permite ampliar procesos de mercado que generan los recursos para mejorar el nivel de vida de las personas y, además, para crear espacios de alto valor ecológico. 

Contacto:
Carmenmaría Mejía
Arboretum
arboretum@ufm.edu

Guatemala, 2 de enero de 2020.