Pablo Andrés Rosal frente a la Biblioteca Ludwig von Mises.

El PIU es el Programa de Integración Universitaria del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Universidad Francisco Marroquín. Durante una semana, los estudiantes de primer año participan en diferentes talleres que les introducen en las disciplinas de la facultad —Ciencia Política, Relaciones Internacionales y Comercio Internacional— y entran en contacto con algunos profesores y virtudes intelectuales —curiosidad, humildad, apertura, valentía, y otras.— que estarán presentes a lo largo de toda la carrera.

Pablo Andrés Rosal, estudiante de primero del EPRI, nos relata su experiencia de este año:

Llegar a la universidad es una de las experiencias más emocionantes y aterradoras de la vida. Tomamos la decisión de seguir una carrera y nuestras vidas toman un rumbo hacia lo desconocido. Nos encontramos en un lugar totalmente desconocido y nos preguntamos si habremos tomado la decisión correcta o si, al menos, la noción que teníamos de la carrera era la indicada. Nuestro futuro depende de ello. Puedo decir con certeza que los estudiantes de nuevo ingreso del EPRI reemplazamos nuestras inseguridades por una mayor visión y por entusiasmo.

El PIU nos presentó la oportunidad de conocer los rincones principales de la Universidad Francisco Marroquín. Recibimos talleres sobre las principales carreras que ofrece la facultad con profesionales que presentaron sus respectivas trayectorias con muchísima pasión. Además, gozamos de un espacio para comprender el nuevo y ambicioso pénsum que debíamos conquistar.

Estudiantes de primero en el taller del PIU “Preguntar y pensar: dos caras de la misma moneda”.

El programa contó con diversas actividades que nos permitieron integrarnos como promoción. A pesar de que estamos divididos en dos clases, pudimos forjar amistades desde un inicio que seguramente perdurarán a través de nuestra carrera. Entre ellas, quiero mencionar especialmente la actividad de trabajo en equipo Cuerdas UFM y los «icebreakers» de la Asociación de Debates.

Uno de los objetivos mejor alcanzados del PIU fue el asesoramiento de oportunidades laborales. Después de recibir los talleres en Comercio Internacional, Asuntos Globales y Ciencias Políticas, tuvimos una reunión con los profesores de la facultad para discutir sobre la amplia gama de oportunidades que presenta cada cada licenciatura y especialización. Lo más importante de todo fue la flexibilidad que el nuevo pénsum nos presenta a la hora  de escoger los cursos que más nos apasionan. En otras palabras, concluimos esta reunión con el confort de saber que la dirección por tomar es todo aquello que nos apasione, pues cualquier camino que escojamos nos abrirá puertas en el mercado laboral. Este sentimiento nos permitió empezar clases con mucho entusiasmo

No está de más decir que el PIU nos permitió darnos cuenta de todos los privilegios de los que goza un estudiante de la Universidad Francisco Marroquín. Estudiamos para ser profesionales altamente competitivos y de gran impacto en la sociedad. Nuestra ambición ya no se limita a Guatemala: nos preparamos para conquistar el mundo. Ojalá en años futuros el PIU se repita no solo en EPRI, sino en toda la Universidad.

El grupo de estudiantes de primer ingreso del EPRI frente al Atlas Libertas del Edificio Escuela de Negocios.

Contacto:
Santiago Fernández
Director
sfo@ufm.edu

Guatemala, 28 de enero de 2020.