NewMedia

Con el propósito de discutir temas sobre ética, alrededor de experiencias reales, un grupo de profesores de laUniversidad Francisco Marroquínse reunió el miércoles 7 de noviembre de 2002. En la reunión escucharon las presentaciones de los doctores Armando De La Torre, director de la Escuela Superior de Ciencias Sociales y Ramiro Alfaro, decano de la Facultad de Odontología.

También hicieron una presentación las licenciadas Astrid Ayala y Margarita de Urrea, quienes, durante el año, han conducido talleres sobre ética en distintas facultades de la UFM.

La conferencia del doctor Alfaro giró alrededor de su experiencia en el coloquio de formación profesional denominado Etica, responsabilidad y libertad individual de la medicina hipocrática. Este fue organizado por el Liberty Fund y se celebró recientemente en Vevey, Suiza.

Alfaro hizo una relación de la historia de la práctica médica y del paso de la medicina basada en mitos y creencias a la medicina racional. En un breve análisis del juramento hipocrático (adscrito a Hipócrates, pero probablemente originado entre los grupos pitagóricos del siglo IV A.C.), Alfaro explicó que los valores basicos eticos no han cambiado en los 2400 años. El respeto a la vida, el uso responsable de las drogas, los secretos inviolables entre médico y paciente son, actualmente, de igual importancia para esta profesión. Cada egresado de las facultades de medicina y de odontología de la UFM tiene que tomar el juramento hipocrático. Comentó el Dr. Alfaro que, tristemente, hay universidades y médicos, en otras partes del mundo, que ya no insisten sobre este juramento.

Dos dilemas para el médico contemporáneo son las limitaciones a la libre contratación y a la responsabilidad en su profesión impuestas por la injerencia del Estado en la práctica de la medicina. Estas han alterado la relación entre los médicos y los pacientes generando dos efectos negativos: han roto la relación contractual entre ambos, y han destruido sus autonomías.

El Decano llamó la atención sobre la necesidad de formar médicos y odontólogos que sean capaces de enfrentar los retos y dilemas modernos, que se generan alrededor de temas como la genética y los avances tecnológicos entre otros. Se necesitan profesionales con bases sólidas para que puedan ejercer sus profesiones con ética, responsabilidad y libertad individual, y que sepan luchar por ellas, señaló.

Durante la reunión, las licenciadas Ayala y Urrea informaron que durante poco más de un año han impartido talleres sobre ética a más de 200 alumnos de laUniversidad Francisco Marroquín, en las carreras de Administración de Empresas, Relaciones Internacionales, Psicología Industrial Organizacional, Técnico en Recursos Humanos y Auditoría.

Los objetivos de dichos talleres son hacer que los alumnos vean que los valores éticos básicos son universales y dotarlos de herramientas para tomar decisiones mas reflexionadas en los dilemas éticos que afrontan en su vida diaria. Los estudiantes participaron con mucho interés en las discusiones sobre temas éticos que ellos hasta entonces habían pensado como demasiado secos, o exclusivos del área religiosa. Las catedráticas reportaron que los alumnos estaban mejor preparados para recibir cursos más profundos y teoréticos de filosofía ética.

El doctor de la Torre empezó su conferencia con sus experiencias durante los Seminarios de Etica Profesional, que impartió a los fiscales del Ministerio Público, a solicitud del Fiscal General, y contó que quedaron muy impresionados con el libro Cómo las personas buenas toman decisiones difíciles, de Rus h worth M. Kidder.

Como punto seguido el doctor De La Torre llamó la atención sobre lo que podría denominarse un vacío ético generalizado y lamentó que en la mayoría de instituciones educativas prevalezca la idea de que es ilegítima la enseñanza de valores morales, paralela a la enseñanza de técnicas. Lamentó, también, que la presión por las especializaciones no deje tiempo ni espacio para cursos que humanicen a los profesionales.

Añadió que en la actualidad los jóvenes se ha acostumbrado a satisfacer sus placeres a corto plazo y que es importante que los estudiantes aprendan que el comportamiento ético rinde sus beneficios a largo plazo. La ética se puede enseñar, lo he hecho los últimos 40 años, y hay que darle una dirección clara a nuestros alumnos. Muchas veces están equivocados en su pensamiento ético, añadió.

En la discusión que siguió el doctor Ottavio Benfatto mencionó que Adam Smith fue profesor de Etica, y que Friedrich A. Hayek hizo mucho énfasis en el comportamiento ético del empresario.

Al concluir la reunión, el doctor Benfatto , citó a Friedrich A. Hayek , que en Los Fundamentos de la Libertad escribió: La libertad no ha funcionado nunca sin la existencia de hondas creencias morales.En esa obra, Hayek cita a James Madison con la frase: Suponer que sin ninguna virtud por parte del pueblo, cualquier forma de gobierno asegurará la libertad y la felicidad es una idea quimérica;y a Alexis de Tocqueville con: La libertad no puede establecerse sin moralidad.