Vista del puente Grocio-Pufendorf desde la Escuela de Negocios hacia el Edificio Académico.
Foto por Angela Reyes.

El puente que conecta el Edificio Académico con la Escuela de Negocios lleva el nombre de Puente Grocio-Pufendorf, en honor a dos de los grandes juristas del siglo XVII.

Hugo Grocio es reconocido por sus aportes en la filosofía del derecho y el derecho internacional. Elaboró el primer tratado sistemático de derecho internacional, De iure, Belli ac Pacis, cuyas bases se encuentran en la Escolástica española.

Dicho tratado también recoge su visión filosófica. Grocio es considerado el iniciador de la corriente del derecho natural moderno o racionalista al alejarse de las bases de la tradición anterior (derecho natural clásico), pasando de una visión teológica a una secularizada y racionalista del mismo. En su obra de Mare Liberum defiende la libertad de navegación del mar.

Samuel Pufendorf, por su parte, fue un eminente pensador dentro del campo de la filosofía del derecho y el derecho constitucional. Su pensamiento fue esencial en la configuración de la corriente filosófica del derecho natural racionalista con el primer tratado sistemático de derecho natural, De iure naturae et gentium libri octo. Fue titular de la primera cátedra universitaria europea de derecho natural y de gentes en la Universidad de Heidelberg en 1661 y luego en la Universidad de Lund en 1670.

En cuanto al derecho constitucional, su pensamiento se basa en la libertad e igualdad. Se le reconoce como una de las principales influencias en la transformación del sistema político-jurídico europeo del siglo XVIII y en el posterior contenido de las declaraciones de derechos humanos. Se dedicó también al estudio de la historia; en este campo su obra contiene una síntesis de la historia del Imperio Alemán hasta 1667.

Ambos autores son estudiados en el curso Filosofía del Derecho II que se imparte en la Facultad de Derecho, el cual analiza la evolución del derecho natural. Por medio de las obras de Grocio y Pufendorf, los pensadores de la ilustración escocesa y Adam Smith –cuya plaza se halla junto al Edificio de la Escuela de Negocios– conocieron las ideas de los escolásticos tardíos, cuyo mural se encuentra en el Edificio Académico.

Contacto:
Gabriel Calzada
Rector
rectoria@ufm.edu



.