La doctora Lourdes Corado, directora del Deparamento de Psicología de la Universidad Francisco Marroquín, comparte con la comunidad académica una serie de recomendaciones para conservar el bienestar emocional durante el período de cuarentena por la crisis del Covid-19.

Ante una crisis mundial como la que estamos viviendo, es normal que aparezcan estados emocionales acompañados de miedo, confusión, tristeza, preocupación, cólera, estrés, ansiedad, indignación, ¡y muchos otros!

¿Qué es recomendable hacer?

1. Hablar con personas que nos inspiran confianza.

2. Comunicarse con los amigos y la familia, si estos no viven en su hogar, hágalo por medio  del teléfono o de medios inalámbricos. Recuerde, es más útil permanecer en casa que encontrarse con las personas en lugares públicos.

3. Evitar conversaciones sobre el tema de la crisis, especialmente si pueden generar un conflicto. Identifique temas alternativos de conversación.

4. Contactar con personas que transmitan serenidad y evitar a quienes son alarmistas y que suelen preocuparse en exceso.

5. Disminuya el tiempo que usted y su familia dedican a obtener información que le pueda causar temor o malestar.

6. Descartar las noticias y datos que provienen de fuentes no confiables o verificables.

7. El miedo y la ansiedad son respuestas normales ante el peligro. Si las experimenta, reconozca que es importante distraerse de ellas ya que en exceso, le perjudicarán.Tome en consideración que la mejor forma de combatir el miedo es la información confiable

8. La respuesta al peligro activa una parte del sistema nervioso que debe regularse. ¿Cómo lo podemos hacer? Cantando, bailando, caminando, respirando de forma pausada y rítmica, haciendo ejercicios de estiramiento, prácticas como mindfulness o meditación.

9. Recuerde los hábitos, talentos o destrezas con los que afrontó adversidades en el pasado y póngalos en práctica.

10. Recuerde: los seres humanos tenemos la capacidad de resiliencia. Al afrontar la adversidad, fortalecemos nuestras capacidades para lidiar con lo inesperado.

Estas son algunas recomendaciones para conservar el bienestar físico y mental al estar en casa:

1. Conservar un horario y ritmo de vida estructurado.

2. Cuidar la higiene y el arreglo personal aunque se quede en casa.

3. Sostener una dieta balanceada, buena hidratación, sueño suficiente y hacer ejercicio.

4. Organizar el tiempo para compartir en familia con actividades y juegos, así como tiempo personal.

5. Ocúpese en actividades manuales caseras que le permitan enfocar su energía y pensamientos en temas distintos: atienda aquellos quehaceres que no logra emprender en la rutina diaria (cuide sus plantas, ensaye recetas, organice sus espacios, aprenda algo nuevo, invierta en lectura, música, etc.). Esta también puede ser una oportunidad para crear, innovar, compartir y acompañar como no lo habíamos hecho antes.

6. Los medios digitales permiten la convivencia con personas lejanas. Sin embargo, es prudente limitar el tiempo dedicado a estar frente a pantallas para conservar el bienestar, especialmente por la noche, cuando la luz que reflejan inhibe el sueño.

7. Evite el uso de bebidas alcohólicas, energéticas o drogas recreativas que no permiten afrontar la crisis con destrezas constructivas y que deterioran las relaciones interpersonales.

8. Si la convivencia familiar cercana llegara a generar tensión, esté dispuesto a modificar su postura hacia una actitud conciliadora. Tómese un tiempo aparte para relajarse y reflexionar y cuando se sienta cómodo, vuelva a incorporarse a la convivencia con los demás.

9. Recuerde que la experiencia que está viviendo es transitoria, se extenderá por algunos días y se resolverá.

Considere buscar ayuda profesional :

1. Se percibe emocionalmente desbordado: identifique a una persona de su confianza para compartir sus emociones y verifiquen si sería apropiado consultar con un líder o amigo que pueda confortarlo, o bien, a un profesional de la salud mental.

2. Sus pensamientos se llenan de ideas fatalistas o negativas y fracasa en identificar los recursos y oportunidades con los que cuenta a su alrededor. De no conseguir moderar los pensamientos negativos, busque ayuda profesional.

Usted puede hacer la diferencia: inspire serenidad y siga las recomendaciones de las autoridades.

Referencias:
Departamento de Psicología UFM
www.cdc.gov .
IASC MHPSS Reference Group

Lourdes Corado de Herrera es médico psiquiatra y cirujana, ex directora de la Clínica Viktor Frankl y directora del Departamento de Psicología desde 2015. La doctora Corado tiene una certificación en Eye Movement Desensitization y Reprocessing; así como en Psicoterapia Género Sensitiva. y un diplomado en terapia sistémica para solución de conflictos y terapia de parejas. Fue becaria del Programa de Psiquiatras jóvenes de la Asociación Mundial de Psiquiatría.

En el campo docente ha sido profesora de Neurociencias, Psicofarmacología, Neurofisiología, del Seminario El Psicólogo y la Salud y de Práctica supervisada. Ha dado clases en la UFM, en la Universidad del Valle de Guatemala, en la Universidad Rafael Landívar y en la Universidad de San Carlos de Guatemala.

Contacto:
Lourdes Corado
Directora
psicologia@ufm.edu

Guatemala, 15 de marzo de 2020.