Cristobal Ibárgüen D.; Giancarlo Ibárgüen S., rector de la UFM; y Larry P. Arnn, presidente de Hillsdale.

Giancarlo Ibárgüen S,, rector de la Universidad Francisco Marroquín, recibió un doctorado honoris causa en Economía, de Hillsdale College, el 11 de abril de 2013 en Hillsdale, Michigan. La misma distinción le fue otorgada en 1973 a Manuel F. Ayau, rector emeritus de la UFM.

Giancarlo ha dado su vida a la causa de la libertad; pero lo mejor es la forma en la que lo ha hecho. La Economía, cuando se enseña bien, es una visión de esperanza. ¿Qué que se puede conseguir por personas libres trabajando para sí mismas y unidas?, esa clase de enseñanza de la Economía siempre es fantástica. Si ustedes creen que la libertad humana está en el alma humana, y si ustedes creen en eso profundamente, eso les llevará a entregar su vida a la educación y eso es lo que este hombre ha hecho, dijo Larry P. Arnn, presidente de Hillsdale, al entregarle el diploma de doctor honorífico al rector Giancarlo Ibárgüen S.

Luego de su investidura, Ibárgüen ofreció un discurso titulado The (Not so) New Culture of Learning; y relató cómo es que la experiencia de un taxista en Madrid, que ha aterrizado en la mayoría de aeropuertos del mundo -incluido el de la ciudad de Guatemala- sin haber volado y sin haber estado en un avión, ilustra aquella nueva cultura de aprendizaje.

Durante una conversación con el rector Ibárgüen el taxista le contó que mediante el uso de un simulador de vuelo él mismo no sólo se ha enseñado a volar, sino que en sus travesías virtuales ha aprendido mucho sobre geografía, literatura y muchas otras características de los países que ha visitado en sus vuelos. Ibárgüen explicó que la historia del taxista ilustra una nueva cultura de aprendizaje, una que está cambiando el mundo desde los campos más complejos, como el de la educación. Una que involucra individuos y comunidades, conversaciones, juegos, experiencias socráticas y artes liberales. La esencia de la nueva cultura de aprendizaje es aceptar que ignoramos muchas cosas, elaborar mejores preguntas y permanecer abiertos a nuevas preguntas para aprender más y más, dijo el homenajeado, al parafrasear a Douglas Thomas y John Seely Brown en su obra A New Culture of Learning.

Ibárgüen se refirió a la misión de la UFM, que es la enseñanza y difusión de los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables. Dijo que esa misión atrae a muchas personas talentosas que son apasionadas por la libertad y que sin ellas, el éxito de la Universidad sería un sueño. Reconoció el trabajo, entre otros, de Ricardo Castillo A., secretario general; Ramón Parellada, tesorero; y Lissa Hankel, directora de Desarrollo, así como el de una lista larga de personas ejemplares.

Más fotos, aquí.

Contacto:
Luis Figueroa
Director de Relaciones Públicas
rrpp@ufm.edu



.