En la Cuenca Mirador se hallan los vestigios de la ciudad más grande de Mesoamericana, con las pirámides más altas del hemisferio y superiores en volumen a otras del mundo; el área cuenta con un sistema de carreteras superior en tamaño a las de los romanos, con terrazas agrícolas de alta productividad, a modo de base económica del sitio, y un desarrollo de arte y arquitectura de talla mundial, explicó el arqueólogo Richard Hansen.

Haz clic en la foto para ver la conferencia de Richard Hansen.

Durante la conferencia titulada Cuenca El Mirador: retos y oportunidades para salvar la cuna de la civilización maya, que ofreció en el Museo Popol Vuh, de la Universidad Francisco Marroquín, Richard Hansen explicó los retos y oportunidades que los guatemaltecos deben asumir para salvar la Cuenca Mirador-Calakmul, cuna de la civilización maya que se encuentra en constante amenaza por el saqueo y la deforestación que enfrenta el departamento de Petén en Guatemala. El área, dijo Hansen, muestra las evidencias del daño que está produciendo en la región el crimen organizado y personas que la están depredando para utilizar la madera como combustible, entre otras actividades similares que están poniendo en riesgo la biósfera maya.

Esta región rica, explicó Hansen, es el último bosque tropical en América Central, y cuenta con 800 hectáreas de bosque virgen, en donde habitan gran variedad de especies de flora y fauna, entre éstas, dos de ellas endémicas, que no se encuentran en ninguna otra parte de Guatemala. Además, según investigación que realiza la Universidad de Cornell en la región, es ruta migratoria de aves que provienen de los Estados Unidos de América y Canadá.

El arqueólogo mencionó los hallazgos sobre rasgos de estatus y símbolos de realeza -que corresponden a los años 1,2000 a 600 de la era común en el Preclásico Medio- entre otros descubrimientos que evidencian el desarrollo de una cultura de alto nivel productivo.

Contacto:
Rossana Valls
Directora
popolvuh@ufm.edu

Guatemala, 17 de julio de 2019.