Albert Loan, durante su reunión con profesores del Centro Henry Hazlitt, en la UFM

No se cuanto expertaje me quiero atribuir.  El diálogo socrático es un método que uso, tanto para enseñarles a profesores de secundaria, como a mis propios alumnos en ese nivel; y explicarle a alguien cómo usar el método socrático es como explicarle a alguien cómo montar una bicicleta.  Es muy limitado lo que uno puede decirle y que pueda ser transferido a la práctica.  Por ejemplo, cuando les enseño a mis estudiantes, no les explico lo que es el diálogo socrático.  Nos sumergimos en la práctica y esa práctica es evolutiva, como toda buena educación, dijo Albert Loan al referirse a la práctica del diálogo socrático en la educación.

Loan visitó la Universidad Francisco Marroquín el 31 de julio y el 1 de agosto de 2006, durante el primer día de su visita se reunió con el rector, Giancarlo Ibárgüen S., así como con Rossana de Grazioso, del Departamento de Admisiones y del Curso de Emprendedores y con Helmuth Chávez vicedecano de la Escuela de Negocios y coordinador del equipo de la Universidad Francisco Marroquín-Students in Free Enterprise.  También hizo visitas al Edificio Académico y su ala socrática, al Centro de Recursos Digitales New Media y a la Biblioteca Ludwig von Mises.

Durante el segundo día de su visita, Loan se reunió con profesores de Proceso Económico y de Filosofía Social, del Centro Henry Hazlitt, con quienes efectuó prácticas socráticas.

Albert Loan es profesor en The School of the Woods, de Houston, Texas; un colegio privado diversificado Montessori.  El es experto en diálogo socrático, graduado de la George Mason University y recibio un M.A. en Educación en el Endicott College en Beverly, Massachusetts.

¿Qué es lo bueno de la práctica socrática? ¿Qué se obtiene de ella?

Creo que una de las metas principales del diálogo socrático es emancipar de la autoridad intelectual al estudiante.  Los sistemas tradicionales de educacion suelen entrenar al estudiante para que se vuelva más dependiente del profesor, como una fuente de toda la información, de la verdad, del buen juicio y demás.  De modo que para el momento en que el estudiante llega a la universidad está muy acostumbrado a buscar fuera de sí mismos, y a buscar que otros hagan, por ellos, los juicios intelectuales.  No están acostumbrados a ver críticamente sus propios pensamiento y esperan que otros sean los que les digan cuándo es que no están pensando correctamente.

En el proceso del diálogo socrático alejamos a los alumnos de aquel sentido de autoridad intelectual y desarrollamos en ellos un sentido de independencia en la que ellos asumen la responsabilidad de sus propios juicios intelectuales y aprenden a evaluar críticamente sus propios procesos de pensamiento.

Esas son las ventajas. ¿Cuáles son las desventajas?

Las desventajas de la práctica socrática…realmente no creo que haya desventajas en el largo plazo.  Sin embargo en el camino hay costos para los estudiantes y para los profesores.  El diálogo socrático funciona de dos formas para el estudiante.  Intelectualmente el estudiante sabe lo que piensa sobre las cosas; pero a lo largo del proceso el estudiante se encuentra con el hecho de que en realidad no sabe.  Y eso lo enfrenta a un sentimiento de pérdida y algunas veces le produce ansiedad.  Intelectualmente ayuda a formar la humildad intelectual en el estudiante, cuando tiene que admitir que no lo sabe todo y tiene que desarrollar capacidad para evaluar lo que no sabe, y qué va a hacer al respecto.  De hecho el conocimiento empieza en el momento en que uno admite que no sabe.  Emocionalmente también funciona con los estudiantes.  Ellos vienen de un ambiente de confianza y comodidad en el que las cosas siempre han sido iguales y en el diálogo socrático tienen que desenvolverse en un ambiente de dudas y de descubrimientos. 

Eventualmente al final del proceso, los estudiantes adquieren más confianza en las áreas grises.  Realmente les ayuda a desarrollar una capacidad metacognitiva y una capacidad para sentirse más cómodos con su propia ignorancia.

Ahora, desventajas con respecta los profesores…es muy difícil para los profesores que están muy acostumbrados al sistema tradicional en el que el objetivo de la enseñanza es la transferencia de información y de contenido.  El diálogo socrático es un proceso de desarrollar una cultura de aprendizaje en los estudiantes, en la que ellos tienen un papel importante.  Para que el profesor tenga éxito en este cambio cultural, el profesor debe hacerse a un lado y abandonar el paradigma controlador en la clase.  Y sentirse más cómodo en un ambiente de libertad en el que los estudiantes puedan descubrir su capacidad de aprender por sí mismos, incluso si cometen errores.  Porque se puede aprender en el proceso de prueba y error.  

Yo estoy muy interesado en este proceso porque es muy hayekiano en el sentido de que, como profesor, uno es el observador de un orden espontáneo.  E igual que el gobierno interfiere con la evolución natural y con el proceso de aprendizaje en una sociedad,  por medio de sus paradigmas de control, el mismo fenómeno ocurre en un aula tradicional en la que el profesor quiere controlar el contenido, las respuestas y las experiencias de los estudiantes.  Lo que el profesor pierde, con esas prácticas, es el descubrimiento de que los estudiantes tienen mucho que enseñarle al profesor.  Y uno debería establecer las condiciones para que eso ocurra, lo que significa que hay que dejar que ocurran los errores.

¿Cuáles son las reglas del juego?

Hay muchos textos buenos para empezar.  Uno es  The Habit of Thought, from Socratic Semminars to Socratic Practice, por Michael Strong; y de otrolibro, de Peter Winchell, es  The Dialogue Game.   Ambos tienen ejemplos de reglas que facilitan un buen diálogo.  A mis alumnos nunca les digo las reglas.  De hecho a mis alumnos de diversificado nunca les digo que vamos a tener un diálogo socrático.  Esa ES la cultura de la clase.  Nos sentamos frente a frente alrededor de una mesa y, sin reglas, nos lanzamos.  Esto crea un ambiente en el que puede haber muchos errores, y uno quiere que ocurran errores, uno quiere que los estudiantes se comporten en forma inapropiada.  Y entonces uno reflexiona con ellos acerca de los errores y juntos diseñamos las reglas.  Y porque vienen de ellos, ellos son los dueños del proceso.  Y eso facilita el diálogo.  Ellos aprenden a observar y a ser más críticos, no sólo con el contenido del diálogo, sino con el proceso mismo.  Y uno ve cómo evoluciona el proceso debido a las correcciones que se le van haciendo.  Y los estudiantes son la fuente de los descubrimientos que se van haciendo en clase.   

Más fotos,
aquí