Estudiantes de Esperanza Juvenil en el paseo Catón el joven, de la UFM.

Con el objetivo de conocer la Universidad Francisco Marroquín y el programa de becas Impulso al Talento Académico, un grupo de estudiantes de Esperanza Juvenil visitó esta casa de estudios y se reunió con miembros del citado programa.

Durante su visita almorzaron y conversaron con Paul Boteo, de Salamá, Baja Verapaz y graduado magna cum laude de Economía; Evelyn Juárez, de San Pedro Sacatepequez, San Marcos y con pensum cerrado en Administración de Empresas; y con Fernando Suriano, de San Antonio Sulay, Chiquimula y graduado cum laude de Economía.

Conocieron el Museo Popol Vuh, la sala de colecciones especiales de la Biblioteca Ludwig von Mises y el trabajo del Centro de Recursos Digitales New Media, el Arburetum, el sitio web del Lienzo de Quauhquechollan, el paseo Catón el joven y Atlas Libertas.

En la UFM, el Programa ITA otorga, durante toda la carrera a los estudiantes seleccionados, una beca completa a cada uno para cubrir los gastos de matrícula, cuotas y libros de texto. Además concede una mensualidad para útiles de estudio y transporte. El Programa también cubre los gastos de alojamiento en residencias universitarias.

Los estudiantes que gozan de los beneficios del Programa ITA son seleccionados cuidadosamente con el propósito de reclutar a alumnos con capacidades intelectuales extraordinarias y con la determinación de adquirir una excelente formación profesional en Ciencias Económicas, Derecho o Estudios Políticos. Otra condición indispensable para tener acceso al programa es que aquellos estudiantes carezcan de recursos económicos suficientes para costear sus estudios.

Los estudiantes mantienen promedios superiores a la media en sus respectivas unidades académicas y, además, demuestran elevadas cualidades de liderazgo. Esperanza Juvenil ayuda a niños y niñas de escasos recursos, con capacidad académica y motivación, para alcanzar su máximo potencial y a convertirse en hombres y mujeres de bien proveyéndoles de hogares centrados en valores familiares, oportunidades y educación, inclusive de educación universitaria.

Un tercio de los niños de Esperanza Juvenil habla idiomas Tzu´utujil, K´iche, Kaqchiquel y Mam. Esperanza Juvenil es parte de Boys Hope Girls Hope, una institución benéfica internacional fundada en los Estados Unidos en 1977. Desde 1991, cada uno de los niños del programa en los Estados Unidos se han graduado de diversificado y han ingresado a la universidad.

Más fotos, aquí.

Contacto:
Ingrid Rivas
Programa ITA
ingrivas@ufm.edu



.