El académico y profesor venezolano Jesús María Alvarado recibió el nombramiento del Consejo Directivo de la Universidad Francisco Marroquín para ser el nuevo director de la Escuela de Posgrado.

Los programas de posgrado de la diferentes unidades académicas cuentan con esta única administración desde hace algunos años con las excepciones de la Escuela de Negocios y el UFM Acton MBA, que se administran en forma independiente.

Por su parte, el profesor Alvarado compartió lo siguiente:

Profesor, ¿cuáles son sus expectativas generales para el ejercicio del cargo?

El profesor Alvarado sonríe en el espacio que ocupa su biblioteca personal. Foto por Andrea Martínez.

La dirección de la Escuela presenta retos formidables en momentos en que la educación a nivel mundial está en franca crisis incluyendo la universitaria como nos ha recordado el profesor Caplan hace poco. La nueva dirección de la Escuela tiene la expectativa de lograr que la UFM compita fuertemente en el ámbito de los diplomados, posgrados y maestrías combinando el rigor tradicionalista con las demandas del mercado. Un objetivo claro de la dirección es atraer a los jóvenes, tomando en cuenta que para ello debe tenerse claro que éstos “han de ser entusiastas y soñadores” por lo que luce vital establecer una oferta académica que les entusiasme y exija intelectualmente.

Uno de los ahnelos es lograr re-organizar los programas académicos existentes, pensar en otros programas nuevos velando siempre por satisfacer la demanda de mayor calidad que exigen los tiempos modernos, lo que obliga a pensar fuera de la caja. Por ello, conforme al Ideario de la Universidad y aprovechando la responsabilidad que me asigna el Consejo Directivo y Comité de Fiduciarios, se trabajará intensamente para posicionar a la Escuela de Posgrado como un centro de renombre a nivel regional y a largo plazo a nivel mundial. Esas sopresas vendrán.

La expectativa principal es elevar el nivel académico y el reconocimiento regional. Posicionar y fortalecer el nombre de la UFM es una de nuestras metas, teniendo siempre presente como reza el Ideario que “La educación superior, en todos los tiempos, ha combatido la ignorancia y ha sometido mitos y prejuicios a un riguroso examen a la luz de la razón. Su función ha sido fundamentalmente de carácter intelectual. Creemos que no puede ser otra la función de la educación superior en nuestro tiempo. Es más, creemos que es urgente que así sea.”

¿Viene algún proyecto especial o cambio importante derivado de esta transición?

Vienen cambios importantes en la Escuela. Nos reservamos las sorpresas. La nueva dirección de la Escuela someterá a consideración de las autoridades un informe detallado de cuáles son los cambios que en mi criterio hay que que introducir en la Escuela así como los nuevos proyectos y la re-organización necesaria que debe tener la Escuela.

A su vez, estamos buscando acercamientos con todas las unidades académicas y administrativas de la UFM para estrechar vínculos. Una noticia que se puede adelantar es la incorporación de Ana Lucía Urruela al equipo de posgrado conjuntamente con Marisol González y con Carmen Reyes. De igual manera, una oferta académica más amplia se dará a conocer en los próximos meses. Por ahora, nuestro principal objetivo es potenciar y afianzar los programas existentes y trabajar intensamente en una re-organización académica-administrativa de la Escuela.

En la parte académica, honrar el postulado del Ideario de acoger en su seno a “estudiantes respecto de quienes sea mayor la probabilidad de que tengan éxito en el trabajo académico, de acuerdo con los resultados de la aplicación de instrumentos científicos de medición” lo cual obliga a seleccionar a los mejores candidatos.

De la misma manera, lograr una oferta académica innovadora de programas que sirvan para complementar la oferta con la que ya contamos y que está siendo evaluada. Por el lado administrativo, fortalecer el equipo de trabajo, mejorar la organización de la Escuela, así como su posicionamiento a nivel académico en el país y en la región.

¿Tiene algunas palabras de agradecimiento por su nombramiento?

Agradezco profundamente al Consejo Directivo de la UFM por considerarme y confiar en mí para asumir la gran responsabilidad de dirigir la Escuela de Posgrado. Debo manifestar que el ofrecimiento me tomó por sorpresa, aun cuando también he considerado que la decisión del Consejo Directivo ha sido un reconocimiento al intenso pero estimulante trabajo académico emprendido en la Universidad en estos seis años (2014-2020), cuestión que seguiré haciendo pues no abandono mi actividad académica en la Universidad. Asumir la dirección de la Escuela de Posgrado, es una oportunidad académica-administrativa que me entusiasma sobremanera. En los últimos seis años he impartido con mucha dedicación y esfuerzo de investigación, diversos cursos en la Facultad de Derecho (Derecho constitucional), Facultad de Ciencias Económicas (Historia del constitucionalismo norteamericano), Centro Henry Hazlitt (Filosofía social de Hayek) y en el Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales (Teoría del Estado), así como diversos seminarios para profesores y público en general, cuestiones eminentemente académicas y no administrativas por lo que la dirección de la Escuela es un reto nuevo. 

Jesús María Alvarado ha participado en varios coloquios de Liberty Fund y en eventos internacionales como Acton University que organiza en forma anual el Acton Institute. Foto por Andrea Martínez.

Esta intensa actividad académica en la Universidad la he acompañado con seminarios en el Instituto Fe y Libertad y clase de Derecho administrativo en la Escuela de Gobierno. De la misma manera, he escrito diversos trabajos académicos algunos publicados y otros por publicar, todo ello en paralelo con mi trabajo profesional en la Fundación Libertad y Desarrollo dirigiendo el área institucional, lo cual me dio todo un bagaje que espero aprovechar. Por ello, aprovecho la ocasión para agradecer profundamente al doctor Dionisio Gutiérrez, presidente de la Fundación y Fiduciario de la UFM todo el apoyo y confianza en estos seis años en los que compartí mi tiempo con la Universidad

El Consejo puede tener la seguridad que contará con mi entrega y compromiso para dedicar mi mayor esfuerzo en provecho de esta institución a la cual aprecio y admiro tanto. Por ello, aprovecho esta oportunidad para agradecer públicamente al Consejo Directivo, departamentos, escuelas, facultades, dependencias, catedráticos y alumnos todo el apoyo que he recibido en todos estos años en la Universidad. El rector Gabriel Calzada Álvarez, el rector Giancarlo Ibargüen Segovia y la catedrática Lucy Martínez-Mont hicieron posible mi incorporación a esta hermosa institución como catedrático y ahora me hace ilusión asumir esta oportunidad académica-administrativa. De la misma manera, quiero agradecer al anterior director, el doctor Manuel Pulido Mendoza, todo el esfuerzo que ha hecho por la Escuela pues recibimos algo a lo cual le dedicó mucho tiempo y tesón, deseándole el mayor de los éxitos. 

Jesús María Alvarado es doctorando en Derecho por la Universidad Austral de Argentina. Especialista en Derecho Constitucional y Administrativo. Sus líneas de investigación incluyen: Teoría de la Constitución, Historia Constitucional y Derecho Constitucional comparado. Cuenta con título de abogado por la Universidad Central de Venezuela.

En la Universidad Francisco Marroquín ha sido profesor en la Facultad de Derecho, el Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, el Centro Henry Hazlitt y la Facultad de Ciencias Económicas. Durante seis años fue Director Institucional de la Fundación Libertad y Desarrollo y ha sido miembro del Consejo Directivo de la Fundación Escuela de Gobierno.

El primero director de esa unidad académica fue el doctor Manuel Pulido Mendoza, quien regresó a España por motivos personales. El profesor Pulido quiso compartir este mensaje con la comunidad académica: 

Mi familia y yo nos acabamos de repatriar a España por motivos de salud familiar. Enfermaron los abuelos y nos toca cumplir con nuestro deber de honrar al padre y a la madre.

La distancia complicaba la continuidad en mi puesto como director de la Escuela de Posgrado de la UFM, así que lo prudente era poner a disposición de las autoridades de la UFM todas mis responsabilidades administrativas de esta unidad académica para su renovación. Allá, por julio de 2014, tras llegar a la UFM en octubre de 2013, asumimos el mandato del Consejo Directivo de la UFM, y con gran entusiasmo me sumé al equipo, ayudé a fundar la unidad académica y asumí la primera dirección de la Escuela, además de la coordinación de las áreas de Lengua y Literatura, de Filosofía y de Estudios Políticos. Durante este tiempo hemos podido administrar catorce programas de estudios para cientos de estudiantes y hemos impulsado la adopción de la docencia en línea (e-Learning) y la internacionalización del alumnado de la Marro. Ha sido un verdadero gusto y honor haber podido impartir docencia en sus aulas todos estos años.

En lo personal, han sido unos de los años más hermosos de nuestra vida, pues en ellos nacieron nuestros cuatro hijos, que han tenido en Guatemala, no solo un país y una patria, sino también un océano. Mi esposa, la doctora Ainara Herrán, y yo les estamos y estaremos agradecidos de por vida por la cálida hospitalidad y la amistad brindada en estos años. Nos vamos sabiendo que dejamos numerosos amigos a ese lado del Atlántico, muchos más de los que en principio pudiéramos haber imaginado al llegar a esta tierra, que con sus dificultades, es un país hermoso y lleno de gente linda. ¡Gracias Guatebella, Guatelinda! Llevamos a Guatemala en el corazón para siempre.

Igualmente, seguiremos vinculados de un modo u otro a la UFM, pese a la distancia y gracias a la tecnología y sus aulas virtuales. Le deseo lo mejor a Jesús María Alvarado, gran amigo y mejor académico, nuevo director de Escuela de Posgrado, quién seguro sabrá retomar el trabajo humildemente empezado para hacerlo crecer en su nueva etapa. Mantengo con orgullo mi dirección de correo UFM donde sigo localizable y a su disposición.

La Universidad Francisco Marroquín tiene como misión la enseñanza y difusión de los principios éticos, económicos y jurídicos de una sociedad de personas libres y responsables. Estos principios están representados por el trilema VERITAS – LIBERTAS – JVSTITIA que preside su escudo. La Escuela de Posgrado nace con la voluntad de contribuir a esta misión desde el área que le es más afín -los estudios de humanidades y ciencias sociales- donde hará énfasis en los principios éticos y en el logro de la verdad mediante esta enseñanza, investigación y difusión dentro de la oferta de sus programas de posgrado.

El objetivo principal de estos ambiciosos programas es el de transmitir el ideal de la libertad individual, dentro de un marco de normas morales y legales, como la realización suprema del hombre. También pretende dar a los profesionales de las múltiples especializaciones una visión global y transversal a través de la comprensión más honda de lo que constituye lo humano de la acción humana, mediante el estudio científico, empírico, objetivo y racional de la misma y sus expresiones culturales.

Contacto:
Gabriel Calzada
Rector
rectoria@ufm.edu

Guatemala, 14 de febrero de 2020.