El grupo más reciente de estudiantes de Medicina que hizo su rotación en San Juan Sacatepequez. 

Los estudiantes de la Facultad de Medicina, de la Universidad Francisco Marroquín tienen un programa de medicina comunitaria –en su último año– que se desarrolla en San Juan Sacatepéquez.

La Facultad tiene un centro de atención muy bien equipado, el Centro de Salud Bárbara, el cual es el centro de operaciones de este programa. Los estudiantes tienen la oportunidad de compartir con un equipo de profesionales en el campo de la epidemiología, salud pública, antropología y nutrición. Además de atender pacientes en el Centro de Salud Bárbara, hay varios polos de desarrollo en el municipio.

El grupo más reciente estuvo compuesto de 7 estudiantes: Diana Silvia de León, Oscar Fuentes, Jorge Roberto García, Mario Loarca, Marco Polo Mazariegos, Patricia Sandoval y José Rigoberto Zepeda. Al concluir sus 4 meses de rotación en este programa, presentaron las estadísticas de este período: 2,752 pacientes atendidos, de los cuáles el 33% fueron relacionados con el control de embarazo y el parto; el 72% fueron del sexo femenino, y las edades variaron desde recién nacidos hasta pacientes de la tercera edad.

En Patzanes II, uno de los polos de desarrollo, atendieron 191 consultas y en Joya de las Flores 214 consultas. Sin embargo, el tema más importante es que, tanto en el Centro de Salud Bárbara como en los polos de desarrollo, los estudiantes participaron activamente en capacitación y consejería sobre tópicos de prevención de la enfermedad y mejoramiento de la salud, entre ellos lactancia materna, preparación e higiene de alimentos, planificación familiar, salud escolar, vacunación y signos de alarma durante el embarazo. También tuvieron reuniones con los líderes de la comunidad y con comadronas locales.

Los estudiantes tuvieron la oportunidad de hacer investigaciones sobre alimentación del niño, censo y base de datos de comadronas, técnicas de lactancia materna y nutrición durante el embarazo.

Al terminar esta experiencia presentaron los datos ante las autoridades de la facultad y en presencia del grupo que inició este mes de febrero su rotación del PMC, y sus conclusiones fueron:

  • Los cuatro meses de rotación fueron suficientes para que cada uno de los estudiantes creciera tanto como médico, profesional y como persona. Es increíble todas las experiencias, enseñanzas, anécdotas y sobre todo convivencias que el Programa de  Salud Comunitaria nos dejó.
  • Considero que es una de las mejores experiencias de mi vida ya que acá fue donde me di cuenta que en verdad quiero ser médico y que me gusta lo que hago, me apasiona la medicina y el hecho de poder ayudar a las demás personas por medio de lo que me han enseñado todos mis profesores.
  • Definitivamente todos los estudiantes que pasan por acá se marchan con un pedazo de Bárbara en el corazón, y más con todo el cariño que se le toma a todo el personal. Me marcho satisfecho y orgulloso de haber formado parte de un equipo que ayudó a miles de personas y fomentó la Salud  Pública durante estos cuatro meses.
  • Nos queda  claro que trabajar en equipo siempre será la mejor opción para que todo lo realizado sea óptimo. Durante esta rotación hubo risas, bromas, discusiones, peleas, horas de estudio, de sueño, de juego, alegrías, tristezas, pero sobre todo siempre existió la amistad.

Contacto:
Ricardo  Blanco
Faculta de Medicina
medicina@ufm.edu