La entrevista con Gabriel Calzada está en www.prensalibre.com.

Atraído por la belleza de Río Dulce, Izabal, se describe como una “persona curiosa, con muchas inquietudes y tremendamente entusiasta”. Considera que la mayor virtud del guatemalteco es su amabilidad, y su peor defecto es la poca asertividad y su dificultad para decir con claridad sí, o no, relata Prensa Libre sobre Gabriel Calzada.

El matutino conversó con el rector de la Universidad Francisco Marroquín para conocer más sobre su vida, cómo vino desde España a la UFM y su visión sobre distintos temas, como las ideologías:

No creo que el mundo esté dividido por ideologías; en todo caso, el mundo se divide entre aquellos que se limitan a imitar y los que actúan para cambiar las cosas. A los primeros, el esfuerzo de actuar para cambiar las cosas les pesa mucho […] Afortunadamente las ideologías ya no son tan importantes como en el siglo anterior, cuando murió mucha gente en manos de los Estados, por razones políticas que tenían que ver con las ideologías. Veo un mundo más racional, que busca mejorar con formas más prácticas y menos abstracciones teóricas. Hay una mayor capacidad de entender.

Preguntado sobre la similitud entre Guatemala y España, Calzada expresó que hay mucho parecido entre los dos países, sus culturas están arraigadas en una misma tradición que va desde el idioma a la forma como se trata a la gente, esa disposición de ayudar a los demás es común entre ambos.

El rector de La casa de la libertad también habló sobre las medidas para minimizar las brechas sociales de Guatemala.

Hay dos tipos de medidas: las económicas y las jurídicas. En las primeras, Guatemala debe abrirse más a aprovechar las oportunidades que ofrece la globalización, y así jugar un papel más importante. Se deben reducir las barreras aduaneras, y eso posibilitaría mucho más que los pequeños emprendedores se involucren y representen un papel más importante en la globalización. El Estado debe concentrarse en aspectos prioritarios, como son la seguridad y la justicia. Debe tener un presupuesto equilibrado y no endeudarse, intervenir menos y dejar que la sociedad civil se organice para lo demás.

La entrevista abarcó aspectos personales de Gabriel, dando a conocer que es un aficionado al cine y seguidor del equipo de fútbol Unión Deportiva Las Palmas. De joven fue muy travieso y participó como activista ecológico. A su esposa la conoció durante un intercambio en Alemania; el matrimonio tiene tres hijas. Todos se encuentran ahora en Guatemala. Ellas están muy felices. Les gusta mucho el país, comenta Calzada.

Contacto:
Gabriel Calzada
Rector
rectoria@ufm.edu



.