Hisako Kobayashi durante la conferencia Semillas en el corazón, en la UFM.
Foto por Luis Pedro Mirón A.

En el silencio, intento escuchar el ritmo que viene de lejos, a través de lo más profundo de mi cuerpo, como traído por el viento de un lugar inmenso y lejano, muy lejano. Intento verlo con esperanza. De ahí surge mi obra. Eso expresa Hisako Kobayashi, artista que -junto con 10 de sus obras- se presentó con la conferencia Semillas en el corazón, en la Universidad Francisco Marroquín, el 15 de noviembre de 2011.

Durante su visita a Guatemala, Kobayashi fue entrevistada por Angel Elías, de Prensa Libre.

Una de sus obras, por cierto, lleva el nombre de Magatte, en honor a Magatte Wade, empresaria senegalesa, amiga de la UFM. Obras sobre la pintora japonesa pueden ser vistas en www.hisakokobayashi.com.

Acerca de su obra, la artista escribió que quiero un proceso poético en mi trabajo, que armonice el desorden de la naturaleza, nuestra naturaleza -en la misma forma en la que la música puede, a veces, abarcar los impulsos ilógicos que impulsan y perturban nuestras vidas. Para hacer un todo con aquellas partes: es tras de eso, de lo que ando. Es la forma en la que mis pinturas, por medio de lo abstracto, reflejan mi realidad interna.

Sobre sus pinturas, Eleanor Heartney, del Art in America and Art News, escribió que el trabajo de Kobayashi es silencioso y contempliativo; y le debe mucho al espacio atmosférico de las pinturas orientales, así como a los campos de color desmaterializados de la abstracción occidental.

William Zimmer, de The New York Times, explicó que su principal impulso es el dinamismo, que significa el deseo de experimentar una harmonía tridimensional singular e inesperada.

Ferdinand Protzman, de The Washington Post, escribió que Kobayashi usa el color de una forma matizada, creando más profundidad de campo en sus trabajos. En ocasiones, uno puede ver las formas y los colores que han sido pintados debajo de la superficie.

Ursula Hawlitschka dice que Kobayashi comenzó con la idea de pintar sonidos y expresar sentimiento equivalentes a aquellos expresados por la música, en la medida en la que aspiraba a pintar con líneas y figuras. Así como la música puede darles placer y confort a los que la escuchan, la pintura también puede evocar emociones universales y establecer conexiones entre los seres humanos, sin necesidad de palabras.

Kobayashi dicto la conferencia en compañía de su esposo, Gene Epstein, editor del área económica y encargado de la columna Economic Beat, en la revista Barron´s.

Durante su estancia en la UFM, Kobayashi y su esposo se reunieron con el rector, Giancarlo Ibárgüen S. y participaron en distintas actividades académicas -incluido el acto de graduación-. Hisako Kobayashi fue entrevistada para Prensa Libre.

Más fotos, aquí.

Contacto:
Giancarlo Ibárgüen S.
Rector
rectoria@ufm.edu



.