En el podio, el rector de la UFM, Giancarlo Ibargüen S. En la mesa, de izquierda a derecha, el doctor Ramiro Arellano Alfaro, el licenciado José Roberto Hernández y el doctor Guillermo Mata Amado

La importancia de los programas de complementación académica, para la formación de la ética profesional, la actitud de servicio, la proyección social y la excelencia de los estudiantes universitarios, fue el tema de la disertación que el rector de laUniversidad Francisco Marroquín, Giancarlo Ibárgüen S., ofreció en el Centro Universitario Balanyá.

El motivo de la misma fue la inauguración del Programa de Complementación Académica (PCA), en aquél centro estudiantil, el sábado, 23 de agosto de 2003. El acto fue presidido por el doctor Estuardo Mata, presidente del Consejo Académico del Centro.

El PCA es un programa especializado de Balanyá, organizado por el Consejo Académico del mismo, con el fin de promover, fomentar e impulsar actividades dirigidas a la formación integral de estudiantes de las distintas universidades.

En la inauguración estaba presente el director del Centro José Roberto Hernández, autoridades académicas y alumnos de las diversas facultades del país.

Los temas de las conferencias que se desarrollaron ese día fueron: La Acción Constitucional de amparo en el Derecho Guatemaltecoimpartida por el doctor Humberto Gracioso Boneto,; El crédito bancario y la pequeña y mediana empresa. Una perspectiva de lo que podemos esperar en los próximos meses en Guatemala,impartida por el licenciado Juan Pablo Peña Análisis y mejora de proceso, impartida por el ingeniero Luis Pedro Cruz; y Odontología Estéticaimpartida por el doctor Julio Dougherty.