Mario Zepeda, al centro, acompañado por sus padres, Oralia González y Margarito Zepeda.

Mario Zepeda, estudiante de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Francisco Marroquín recibió el reconocimiento Manuel F. Ayau Scholar 2014, de manos de Manuel Ayau G., miembro del Consejo Directivo de la UFM e hijo de Manuel F. Ayau.

El galardón lo recibió durante el acto en honor de los graduandos distinguidos que se celebró el 7 de noviembre de 2014.

Mario Zepeda estudia Ingeniería empresarial y es miembro del Programa Impulso al Talento Académico, en la UFM. El premio se le otorga al estudiante de Segundo año del programa ITA que se ha distinguido por su pasión, compromiso, liderazgo y deseo de superación.

Manuel Ayau fue un destacado guatemalteco, empresario, educador, formador de opinión, autor de textos de economía y padre de familia. Se caracterizó por su apasionada, tenaz y elocuente defensa de la libertad individual. Esto le ayudó a sobreponerse a obstáculos y fracasos con espíritu emprendedor. Siempre se afanó por entender cómo se crea la riqueza, para contribuir a elevar el nivel de vida de las personas de su país y de todo el mundo.

La historia de Mario Zepeda:

Mi papá cultiva maíz y frijol para proveernos comida durante todo el año. Desde los siete años trabajo con él en el campo. Mi papá decía que a los hombres se les debía enseñar desde pequeños a trabajar para que pudieran ganarse la vida.
¡Siempre me ha gustado leer el periódico! Antes le pedía a la señora de una tienda de mi aldea que me lo prestara. Leía las noticias con retraso.
La inscripción de la escuela y los útiles escolares me los compraba siempre con el dinero que ganaba cortando café durante las vacaciones. La hija de una maestra se ganó una beca. Esto influyó para que mi meta fuese ganarme una beca también.
Un día decidí venir a la capital. Sin referencias de ninguna persona, sin direcciones, sin conocer cómo movilizarme, busqué un trabajo de vacacionista. Quería trabajar en algo que no fuera la agricultura. Ese año trabajé como cajero en un almacén.
Al tener información sobre el programa de becas ITA de la UFM, mi mamá tomó dinero prestado para que hiciera mi examen de admisión. Mi emoción era muy grande, pero la respuesta fue negativa. No estudié ese año, pero trabajé para pagar lo que nos habían prestado.
Al siguiente año apliqué nuevamente a la beca. No la obtuve. Entonces pensé que, para ser competitivo, debía organizar mi tiempo a fin de tomar clases de inglés por las tardes, estudiar matemáticas y leer sobre economía en las noches, después de trabajar.
A finales de ese año recibí la llamada que cambió mi vida y la de mi familia: era la gran oportunidad que había buscado durante tanto tiempo.

Al referirse a Mario Zepeda, la fiduciaria Carroll Ríos de Rodríguez, miembro del comité de selección, dijo que la vida de Mario es testimonio de autodominio, responsabilidad, tenacidad, laboriosidad y bondad. Sabe hacer uso responsable de la libertad que como tal le corresponde. Busca constantemente oportunidades para crecer intelectualmente y alcanzar la excelencia. Creo que internalizó la filosofía de la libertad y la ha hecho propia.

Guy Wild, también fiducairio y miembro del comité de selección, dijo que Mario muestra un deseo de superación intelectual irresistible. Posee una capacidad extraordinaria para superar obstáculos. Tiene un intelecto privilegiado, que le permite desenvolverse en nuevas condiciones, comprender e interpretar la realidad, y seguir creciendo en conocimiento y sabiduría. En Mario se logra plenamente el objetivo académico de la UFM: sembrar la semilla del practicante de los principios de la libertad. Mario, viniendo de condiciones que implican un gran reto, ha superado ya con creces las desventajas que otros considerarían insalvables, y está encaminado hacia un brillante desempeño, como persona útil a sí misma, a su familia y a la sociedad.

Contacto:
Gabriel Calzada
Rector
rectoria@ufm.edu



.